26 febrero 2006



Esta semana he visto dos películas. La primera de ellas, "Orgullo y Prejuicio" habla de valores, de valores subjetivos de cada uno y de como condicionan en buena parte nuestra vida. Es curioso ver cómo en épocas distintas podemos encontrar los mismos comportamientos. ¿Quién no se ha arrepentido de haber abierto la boca a destiempo, de haber hecho daño con el arma más peligrosa: la palabra? Un relato precioso y unos actores estupendos.


La otra peli también versa sobre valores, pero más objetivos: la libertad y los límites que establece el Estado. La soberbia de los iluminados queda bien retratada en "Buenas noches y buena suerte". Aunque no me ha impresionado como relato sí me ha encantado el papel de David Strathairn .

No hay comentarios:

Publicar un comentario