11 noviembre 2009

El roce de tu piel

a veces me parece que estamos educados para sentir miedo. De niños somos espontáneos sin duda, pero la vergüenza crece con los años y los sentimientos quedan ocultos, cerca de la piel, pero siempre bajo de la superficie.

He visto una película en la que un hombre y una mujer recuerdan su romance de 25 años atrás. Aún se atraen, pero se mueren de miedo ante la perspectiva de expresarlo. Entre silencios y evasivas suena la música, y bailan al compás de los acordes de una canción cantada con letra española y alma de frontera. La melodía les envuelve y despoja de sus prejuicios. Se tocan, se acarician, caen las ropas y las miserias se olvidan ...

Un rato después, tras el clímax, los cuerpos yacen y las mentes se liberan. Palabras ahogadas media hora antes ahora fluyen sin freno y ambos hablan sin tapujos de sus verdaderos sentimientos. Sin duda ambos se consideran afortunados por haberse liberado de prejuicios y ataduras , pero estuvo en su mano hacerlo antes y sin embargo pasaron años mirándose de soslayo y probablemente echándose la culpa uno a otro de su mutua infelicidad.

Extraños seres los humanos.

Me quedo con la parte bella de la historia y me alegro de que una caricia sea capaz de romper la más hermética armadura. Quizá tengáis algún recuerdo similar. Os pondré música para ayudaros a evocarlo.

19 comentarios:

  1. Miradas de soslayo... me gusta esa forma de llamarlas.

    ResponderEliminar
  2. vaya, Estatua estaba modificando el post mientras comentabas. Antes me parecía algo cursi.

    ResponderEliminar
  3. Soslayo, provincia de Zaragoza ?????

    ResponderEliminar
  4. joder, me vais a hacer mirar la palabreja en el diccionario ...

    ResponderEliminar
  5. Joder Zorro con estas escenas tan eróticas "se tocan, se acarician, caen las ropas y las miserias se olvidan", no hay quien se concentre, y que decir de "tras el climax", ¿qué película es? y en el Kamasutra hay una de las posturas imposibles para personas poco flexibles y que hace mucho que no se tocan que se denomina de "soslayo o ponte de lado que va mejor".

    ResponderEliminar
  6. ¿ Qué peli es? Ya por curiosidad...
    Hemos recibido una educación TAN absurda en cuano a los sentimientos y sexo se refiere... Qué ridiculez! Mucha gente sufre y no es feliz justo por eso, por el miedo a expresar, a dejarse llevar, a afrontar su vida de frente...

    Realmente, pienso que está en nuestra ,ano salir de eso, si somos conscientes, salgamos de nuestra absurda cárcel de frialdad!! NO?

    Bezitos desde el Sur

    ResponderEliminar
  7. Lo he buscado en la RAE, lo de Zaragoza es Moncayo, no soslayo, perdón

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo en que nos educan para sentir miedo, me imagino que inicialmente como un modo de protección, pero no ayuda mucho en el futuro. Por lo menos hay mecanismos de desbloqueo como el que describes, uno de los más eficaces, por cierto.
    Un saludo y gracias por tu visita!

    ResponderEliminar
  9. Joder, que bonita la historia de Benjamín Exposito y su amada en secreto Irene!.
    Me he visto reflejado en mas de una ocasión...
    Muaaak

    ResponderEliminar
  10. Por que es la historia de Benjamin e Irene, no?
    Otro Muak

    ResponderEliminar
  11. pasaba por aquí10:25 p. m.

    mu bodito...pero lo de Revolver...lo siento, pero, para mi no tiene nombre... no puedo con esta música.... pero no nos discutiremos por esto....

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. pues no, Tigre, aún no he visto "El secreto de sus ojos", película de la que me han hablado muy bien. ¿La recomiendas?

    La peli que me hizo reflexionar en las debilidades humanas fue Lone Star. Es de hace unos diez años.

    ResponderEliminar
  14. Uyyy, recordar algo así de hace 25 años! pero si todavía íbamos con coletas!. ¿Eras de los que tirabas a las niñas del pelo, y ellas te daban patadas en las espinillas para demostrarte su amor? Ay, que momentos tan tiernos, :)

    ResponderEliminar
  15. Zorro, acabo de ver tu comentario. La película es intensa y algo dura, con momentos en los que, aún así, te provoca una carcajada espontánea, te la recomiendo; la historia de amor realmente no es lo que te engancha de ella, por lo menos no si eres de los que prefieren actuar antes que callar.

    ResponderEliminar
  16. ja, ja, perla ¿tú de cuáles crees que soy?

    Cuando era un crío era muy "echao p´alante". Ahora soy una vaca holandesa, un nenuco de ésos. No valemos pa ná.

    Pd. si un día te veo con coletas no sé si voy a morirme de risa o si te voy a saltar encima.

    ResponderEliminar
  17. Zorro, esta es la última vez que te presto una peli porno que siempre te pones muy pero que muy meloso... eso que fluye sin freno no son palabras, que tengo que explicártelo todo. Sin acritud, eh!!! ;-))

    ResponderEliminar
  18. Sato ¿sabes lo que cuesta labrase una reputación de hombre sensible para que "amigos" como tú la destrocen en un momento? Tú pagas la próxima ronda, mamón.

    ResponderEliminar
  19. qué hermoso... y qué cierto lo que puede lograr una caricia. Por suerte, he aprendido a acariciar. Aún me sorprendo, cuando el acariciado parece descubrir algo nuevo. Sentirse vulnerable y amado sin condiciones parece ser poco habitual... Bueno, que me lío, y me pierdo divagando... Un beso.

    ResponderEliminar