26 septiembre 2007

Educación para la ciudadanía (I). La idea.

en 1º de carrera tuve un profesor cojonudo, de esos del ToP 5 de tu vida académica. Se llamaba Emilio de la Cruz Aguilar. Un gran tipo. Muy culto, muy reflexivo, muy cercano y un poco cabrón, virtudes todas ellas encomiables en un profesor. Al margen de la materia lectiva, en su clase le gustaba hablar en alto de lo que debe ser la educación y siempre proponía, como idea feliz, que a los críos se les enseñase en la escuela, en una asignatura "ad hoc", los valores humanos. A saber: la camaradería, la caridad, la igualdad, la libertad y sobre todo el respeto a nuestros mayores, a nuestros semejantes y a nosotros mismos. A todos los que le escuchábamos nos parecía bien ¿por qué no?

Han pasado más de 15 años y uno de las polémicas del año es la conveniencia o no de impartir "Educación para la Ciudadanía". Ya veis, la idea de mi profesor, que tan buena me pareció entonces, se ha hecho realidad. Sin embargo, las críticas llueven desde los partidos, la Iglesia y desde muchas asociaciones de padres. ¿Por qué? ¿qué opina el pueblo?

14 comentarios:

  1. pasaba por aquí11:09 a. m.

    yo opino que Messi es tremendo.

    ResponderEliminar
  2. Si, es tremendo. Esperemos que no coja las costumbres de los brasileños.

    Y lo de la ciudadanía es un escándalo por una razón muy sencilla. Porque la Iglesia se cree como la posedora de la verdad absoluta acerca de la moral. Y que el estado le haga la competencia.... uy.....

    ResponderEliminar
  3. zorropiscinas4:26 p. m.

    Ahí le has dado coyote, la iglesia y tantos otros sectores radicales. Vamos a ver, para una asignatura que propugna algo que se está perdiendo y que al contrario de ser malo es bueno, porque razón se pone así todo el mundo? Aparte de por no son capaces de imponer sus ideas a la gente joven por cojones, será por tocar los mismos, ya se sabe, cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo. Yo creo que la falta de imaginación (o ganas) y de iniciativa de algunos ahora les jode.

    ResponderEliminar
  4. La iglesia o conferencia episcopal o quien sea, ha cambiado de opinión respecto a esta asignatura. Tal vez tenga algo que ver las subvenciones¿?El caso es que en las editoriales de su, digamos, ideología, han estado colaborando en la redacción de los libros de texto. Por una vez en la historia de la iglesia han aplicado aquello de "si no puedes con ellos...". Los la APA sí que no tienen nombre, y luego se quejarán de que sus hijos graben en el movil la paliza al compañero de al lado...

    ResponderEliminar
  5. ciskin de los zorros8:32 p. m.

    evidentemente yo no comparto muchas de las cosas que esta haciendo el gobierno actual. Pero en este tema, no me parece que sea para tanto tener una asignatura que enseñe igualdad, respeto,... no os acordais en nuestros tiempos que teniamos algo parecido llamado "educacion etica y civica", que generalmente se daba en la clase de Sociales y se usaba para debates..... yo soy muy mayor igual no os acordais...

    ResponderEliminar
  6. Yo soy más de Agüero pero bueno, cada cual con lo suyo.

    Me parece que haya bien una educación para la ciudadanía. Y sería la hostia que los políticos se pusieran a estudiarla. Pa ver si pillaban el concepto. Es dificil tratar de mostrar algo que no se fomenta. Baste mirar una sesión del Congreso.

    La asignatura me parece bien. Probablemente los unos deberían haber buscado más consenso y los otros deberían de haber puesto las cosas más fáciles, pero eso es pedirle peras al olmo.

    De la Iglesia no suelo comentar. Aspiro a no ser ecomulgado jamás y para eso he de guardar silencio

    Se feliz

    ResponderEliminar
  7. Donde esté Van Nistelroy...

    A mí me da miedo. Siempre se dice que si los políticos son gente sin escrúpulos, deshonestos y mil cosas mucho más lacerantes y resulta que ahora esos políticos nos proponen una asignatura para educar en valores a nuestro hijos. No puedo dejar de ponerme a temblar pensando que su intención podría ser adoctrinar en lugar de educar. Quizá es que la fama les precede. En mi humilde opinión, la educación en valores debe proceder en su mayor parte del hogar de cada cual y de la escuela pero vista como lugar de convivencia con semejantes no como una asignatura más, además no creo que sea algo de lo que uno se pueda examinar, lo valores no están sujetos a evaluaciones precisamente porque no son objetivos sino todo lo contrario.

    Y ya paro que me estoy extendiendo demasida y empiezo a aburrir.

    ResponderEliminar
  8. Personalmente no puedo juzgar, porque no conozco el contenido de la materia.
    Aunque me intriga mucho eso de Alí- Baba y los 40 maricones.
    ?????
    ;-)

    ResponderEliminar
  9. No conozco de qué va la asignatura en si, pero por lo que he leído varía bastante el punto vista de los temas a tratar dependiendo de la editorial que edite los libros... con lo cual termino por cogerle miedo a la asignatura en cuestión, ya que se me asemeja a una enseñanza de moralidad, y con ésta siempre hay que tener demasiado cuidado.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  10. bien, bien, luego os quejáis de que meto post de fútbol. Cuando no lo hago, ya os encargáis los demás de enmendar la falta.

    Yo, soy de MESSI, y del Madrid. ¿En cuánto está la cláusula de rescisión?

    ResponderEliminar
  11. Y respecto al tema que nos ocupa, casi todos sacáis punta al problema principal ¿quién imparte la materia? Libros, profesores, colegios, todos con su respectivos sesgos. ¿Corren el riesgo de adoctrinar en lugar de enseñar como dice elabrao?

    Vamos a verlo. Esta tarde he encargado en la papelería uno de los libritos de texto para esta asignatura. Me han dicho que el lunes lo tienen. Ya os cuento.

    ResponderEliminar
  12. Educación para la ciudadanía es la cosa más inocua que ha parido madre. Esto lo digo para que la Iglesia se tranquilice un poco. O tal vez para que se ponga aún más nerviosa. El núcleo central de los contenidos se centra en explicar cuáles son los Derechos Humanos y cuál es su origen, por una parte, y en explicar cómo funciona la democracia española, por otra. Se acabó, ya está, no hay más. No voy a decir que yo esté loca por dar la asignatura, ni muchísimo menos. Hay dos temas en la ética de 4º muy parecidos y me aburre un poco repetir tanto lo mismo. Este año no me ha tocado, pero puede que otro sí.
    Escuché que un maromo decía en la tele que la asignatura era inadmisible porque el Estado no podía inculcar valores, aunque fueran universales y los mejores de entre el mundo axiológico. Al margen de lo que pueda o no pueda hacer el estado, le diré a ese señor que desde hace mucho tiempo los contenidos transversales se centran precismente en eso, en fomentar valores universales racionalmente aceptados por todos. ¿A qué tanto revuelo ahora?

    ResponderEliminar
  13. Presentado así, con palabras positivas, todos estaríamos de acuerdo con esa asignatura.

    Lo delicado es que partiendo de esa base troncal con la que todos estaremos de acuerdo: igualdad, respeto... surgen matices y formas de redactar que ni son tan ecualitarias ni tan respetuosas.

    Como en todo, es difícil limitarse a la objetividad, y las subjetividades de unos y las subjetividades de otros chocan.
    Tanto es así que dependiendo de quién escriba el libro, se puede enseñar una moral u otra, como se podría enseñar una religión u otra. Son cosas similares, la religión es una forma de moral y valores con un Dios de por medio.

    ResponderEliminar
  14. Yo no he leído ningún libro al respecto pero sí he escuchado en la radio lecturas literales de determinados pasajes y en algunos casos es para echarse a temblar. También tengo que decir que se trataba de emisoras poco "pro" gubernamentales. En líneas generales no tiene por qué ser negativo, pero hay que cuidar el sesgo que se da a determinados temas como alguien ha comentado antes.
    P, ej, si yo soy católico y considero que el matrimonio es entre hombre y mujer, ¿quién es el estado para usurpar mi papel y hablar de otros tipos de matrimonio?. Es sólo un ejemplo con el que tampoco me identifico, sólamente lo lanzo. Antigüamente ocurría lo contrario con la enseñanza religiosa y mucha gente se quejaba.
    ¿Un estado que humilla a las víctimas del terrorismo nos va a enseñar comprensión?
    ¿Alguien que propone un cordón sanitario alrededor de los votantes de un determinado partido me va a enseñar tolerancia?
    ¿El mismo que otorga determinados beneficios penitenciarios según la conveniencia del momento me inculcará la igualdad ante la ley?
    En fín, el envoltorio puede ser atractivo pero temo que al abrir el paquete nos encontremos con algo ya vivido.

    ResponderEliminar