11 mayo 2008

Miradas

El hombre de la sonrisa breve pero marfileña muerde el cigarro usando apenas un centímetro de la comisura de sus labios. Siempre escucha en silencio. pero, sin saber por qué, los que debaten suelen buscar en su viva mirada algún tipo de aceptación aún apenas imperceptible.

El hombre de la sonrisa breve nunca asiente ni condena, pero todos saben encontrar un brillo u otro en su mirada, un sí o un no, un quizá o un tal vez. El pueblo confía en su juicio y en su enigmática mueca. Dicen los que le conocen desde siempre que apenas recuerdan el sonido de su voz, sin embargo, todos en el pueblo jurarían que el hombre de la sonrisa breve nunca pasa de largo sin saludar.

Una vez vi a uno de mis amigos sentado a su lado, a media tarde. Al atardecer seguía allí, haciendo aspavientos con las manos. Les vi de lejos y no pude oír nada de lo que allí se cocía, por lo que más tarde, en la taberna, pregunté a mi amigo qué había sucedido. Por lo visto éste había intentado pedir consejo a aquél y le había disgustado la respuesta. Lo extraño era que mi amigo no podíar repetir con precisión absolutamente nada de lo que, según él, aquel hombre había argumentado durante varias horas. Mientras meditaba sobre ello, vi de reojo al hombre de la sonrisa breve pero marfileña contemplándonos y pude adivinar que había sucedido. Ya me extrañaba a mí que mi amigo recordara el sonido de una voz que sin duda nunca había oído.

13 comentarios:

  1. En cada pueblo, en cada rincon de la aldea global hay una presencia como esta que aqui se describe...desde siempre en todas las tribus fue necesario un referente, un oraculo, un chaman, un hechicero, un sabio...un guardian de experiencias y si no lo hay se imagina o se crea. Naturaleza humana es la necesidad de reconocimiento y de comunicarse, lo importante es expresarse constantemente sea con un dialogo sea con un gesto o una simple mirada.

    El hombre de la sonrisa breve esta ahi, muy cerca...¿lo veis? No dejeis de verlo...

    ResponderEliminar
  2. Tu hombre de la sonrisa breve, nunca ha existido. Es un deseo de todo humano,es como aquel amigo invisible que algunos teníamos de niños y al único al que le contábamos nuestras cuitas.

    Sigue pensando que existe y viendo como charla con los demás. El día que lo haga contigo será para despedirse y nunca más le verás sentado en alguna parte. Solamente le verás alejarse cada vez más de ti.

    Y no es una fábula. Te lo juro.

    ResponderEliminar
  3. Genial cuento, Zorro. Cada cual entiende lo que quiere, supongo. En los pueblos y en las grandes ciudades.

    ResponderEliminar
  4. Cuando alguien sabe escuchar, sentimos que nos ha dicho más que nadie.
    Tú lo narras estupendamente.

    ResponderEliminar
  5. Sí, era un fantasma, sino imposible no recordar sus palabras...
    Hermoso relato, leyenda...
    Siempre hay algún hombre de estos en todos los pueblos y ciudades, yo tb vi alguno parecido...
    Me voy a leer el libro que me has recomendado, siempre me gustó mucho Almudena Grandes, leí bastante de ella. El que mas, uno que el título decía algo de tiempos dificiles, o aires, o no lo se, porque tengo una memoria de mierda.
    Te dejo un besazo fuerte, y grande, gracias por venir, y te cuento cuando acabe el libro.

    ResponderEliminar
  6. Ppero que tema tan apasionante si el pobre y tarado de Freud siguiera entre los vivos. Que le echen de comer al hombre de la sonrisa breve pero marfileña y si no te da las gracias , o tiene un edema en la epiglotis por lo que debería dejar el tabaco, o es un tipo que no está para nadie.

    ResponderEliminar
  7. para el último post del blog

    hey jj, quien busca encuentra. Sólo hay que dejar de mirar dentro y echar un vistazo fuera. Te digo lo mismo tuerto, por qué no recuperar a ese amigo invisible. Seguro que todavía te queda algo que consultarle, aunque no esperes mucho, ya sabes que suele devolver sólo una sonrisa enigmática.

    benjuí, arcángel, lo bueno es saber preguntar. Ya sabes, la regla para obtener una buena respuesta es que la pregunta sea inteligente y que se dirija a la persona adecuada.

    Te gustará el libro Male. Fijo. El otro que dices es "Los aires difíciles" y para mí que "El corazón helado" lo supera con creces.

    en todos los pueblos también hay alguien tan sumamente pragmático como tú Yáñez, qué bestia eres copón. Contigo no hay quien gaste algo de creatividad.

    ResponderEliminar
  8. Yo tambien soy sensible y me ha dolido Zorro lo que me llamas en tu comentario ( no lo de bestia que si que lo soy), yo soy falibilista, no pragmático.

    ResponderEliminar
  9. pasaba por aquí11:13 a. m.

    "muerde el cigarro usando apenas un centímetro de la comisura de sus labios" --> coño Zorro, pues pon claro que se está fumando un porro y que la boquilla le quema..... siempre andas con aquello de ser políticamente correcto.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo quiero un hombre de sonrisa breve siempre, como el de tu historia a ver si con solo una mirada me aconseja hoy que ando un poco bastante perdida .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Maravilloso. Sigue creando relatos. Maravilloso!!

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado este lienzo.

    La virtud de este hombre que describes -real o imaginario- se me figura que es que siempre está ahí y, como no se pronuncia, ni defrauda, ni contradice, ni enerva. No hay discusión con él, porque él no discutirá contigo. Es valioso como espejo para ver nuestra propia postura desde fuera y, sin condicionamientos ni orgullos, estar abiertos a renunciar a ella si fuera preciso. Las razones nos las decimos nosotros mismos, discutimos con nosotros mismos. Ese hombre representa el interlocutor que necesitamos para sentirnos cuerdos y comprendidos, para comprendernos a nosotros mismos.

    ¿No ocurre a veces que formulamos una pregunta y, sólo cuando la hemos exteriorizado, encontramos nosotros mismos la respuesta?

    ResponderEliminar