12 marzo 2009

¿Habrá otras vidas?

Y no me refiero a la vida eterna ni nada de eso. Me refiero más bien a ese rollo con el que todo el mundo ha fantaseado alguna vez. Eso de que “me ha dicho una gitana que en otra vida fui vikingo, y luego geisha, y luego el tío que gritó “Tierra” en una carabela hace 500 y pico años."

Pero claro, la adivinadora de marras nunca da malas noticias. Nadie quiere haber sido uno de los gaseados en Treblinka, ni una víctima de la peste negra, o uno de esos chavalines africanos de cabeza y tripa hinchadas que salen por la tele justo a la hora de cenar.

Supongo que imaginar algo así es una forma de desear una vida mejor, o más apasionante, o distinta simplemente. O quizá sea sólo la curiosidad. A mí, puestos a desear, me gustaría haber vivido la vida de alguien que realmente pasó a la posteridad. Un Velázquez, un Pasteur o incluso la breve vida de alguien sensible pero intenso, un Miguel Hernández por ejemplo o Hendrix.

Creo que estoy siento egoísta. Pobre Velázquez, no sería justo que se hubiera reencarnado en alguien mediocre como yo, pero, qué demonios, algo habría hecho en su vida para merecerse esta penitencia. Ya se reencarnará en alguien de mayor categoría la próxima vez. Y que no se queje, leche, le podía haber tocado alguien más chungo. Y no me refiero “al del medio de los Chichos”, no, sino a algo peor, un contertulio del corazón por ejemplo (¿Mariñas? Puaagggggg )

Buf, estoy pensando que esto de la reencarnación tiene mucho peligro. Virgencita, que me quede como estoy … O quizá ... si me reencarno en un personaje de ficción. Uhmm, podría ser buena idea. Me voy a ir probando el burro a ver qué tal me queda ...


9 comentarios:

  1. pasaba por aquí9:15 a. m.

    jajajaja..siempre vi que tenías un parecido a Hendrix, la mirada profunda, el andar, esta manía de meter fuego a todo.....coño, eres él!!!!

    yo creo que fui un santa teresa de jesus.... todo el día puesta.

    ResponderEliminar
  2. Creo que en mi vida futura, como no controle la ira que me producen los adolescentes, me voy a reencarnar en algo muy chungo.
    Lo que sí me gustaría es reencarnarme en un personaje de ficción. No sé a cuál elegiría pero moriría por ser León el Africano, o la Claudia de la Montaña Mágica o el prota de mi manga favorito. Ains, ya me he ilusionado.

    ResponderEliminar
  3. Yo, cuando renazca, quiero ser un ser amalgamado: Torso de águila, crines de caballo, cola de sirena.

    Bah, como ahora, digamos.

    ResponderEliminar
  4. eh, eh, que Hendrix era yo! :)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:11 p. m.

    Vaya...!!! Ya conoces mis convicciones querido amigo...

    Sí, creo en la reencarnación, pero evidentemente es más compleja que desear haber sido "alguien importante" (mal vamos: ego)...jejeje!!!

    ... o trabajas la humildad en esta vida... o la siguiente no será "tan sencilla" como la actual... y no es no, por preocuparte, que sabes que te quiero ;).

    natalia.

    ResponderEliminar
  6. No te subestimes,porque tu mismo te sorprenderías de lo mucho que eres capaz. ¿Porqué no Velazquez?, ¿porqué no Quevedo?, ¿porqué no Avicena?..... Con esfuerzo se llega a muchos sitios, y a ti talento no te falta. Así que, puesto a pensar en la reencarnación y en lo fuiste en otra vida, ¿porqué no tener la sensación de que dejaste huella imperecedera?. Pues, naturalmente.

    ResponderEliminar
  7. Zorro-Lobo, hasta para
    reencarnarse en burro hay que tener suerte, ¿te imaginas que te reencarnaras en burro y te llevaran de pegatina en un buga?, para descojonarse, yo me pediría cucaracha que aguantan hasta la radiactividad y si las matan es a base de polvos.

    ResponderEliminar
  8. Es el eterno empeño de creer que despues de esto hay algo mas , yo no lo he pensado nunca pero miedo me dá pensar en las posibilidades ...(entre Mariñas y el burro de Sancho no se yo que decirte....)
    Un beso

    ResponderEliminar