03 abril 2009

Huérfanos de letras

Hoy he comprado el ABC.

No tenía grapas, esa ventaja cacareada por todos (incluso por los que nunca lo compraron). Me gustó leerlo, incluso su decimonónica Tercera página. No vi muchas esquelas en su páginas centrales, otrora llenas de ellas. Paradójicamente, quizá la falta de referencias a otros fallecidos no anuncia sino que su luz se apaga, que los tiempos modernos prefieren otras cabeceras, que la gente, en general ya no se gasta el euro en periódicos. Total, los dan gratis a la puerta del metro.

Llevo un par de días pasando delante de la redacción del diario ABC. La calle está llena de papeles, periódicos desparramados para tapizar el asfalto y llamar la atención del viandante. Hay pancartas sobre la cabeza de un grupo de trabajadores. Dicen que la editora ha anunciado un ERE para despedir a 200 empleados.

Como no es un lugar muy céntrico, se podría pensar que la manifestación no llama la atención a la gente, pero en realidad no es así. En un área empresarial es precisamente donde la desgracia de los que se quedan sin empleo retumba con más fuerza. Hoy estuve a punto de parar el coche y unirme a ellos. Realmente no sé si la empresa tiene mucha o poca razón al programar estos despidos, pero lo que sí es cierto es que las empresas no tienen alma que romper, ni hijos a los que ocultar la desazón, ni estómago que acallar, ni depresiones esperándoles en la puerta de la oficina de empleo. Los trabajadores sí tienen todo eso. Y por ello, cuando no sabemos a quién culpar, al menos sí hay que saber a quién ayudar.

Yo además, egoístamente, no quiero quedarme huérfano de letras, y en ABC están los periodistas que con más arte las juntan en este país. Quizá no esté de acuerdo con sus opiniones. Demasiado a menudo no lo estoy. Pero desde luego, para leer algo que recuerde tímidamente a nuestra lengua castellana, no hay mejor lugar que éste.

Mañana compraré ABC.

11 comentarios:

  1. Uff, como le quiten las grapas, a mi padre ya ni le ven por el kiosko, :)

    ResponderEliminar
  2. Zorro, hay una parte de reflexión que falta en tú análisis. Te han apenado los trabajadores, pero no te has preguntado si son gente que se merezca su trabajo.

    La industria del papel está muerta, aunque ella se empeñe en no enterarse.

    El factor humano de un despido es horrible, pero también lo es ver tantas empresas donde gente vive de lunes a viernes sin dar un palo al agua, sin aportar nada de valor, simplemente estando fuera del camino para conseguir un cheque por la cara.

    Cuando yo veo noticias de una restructuración siempre pido lo mismo, que se haga con justicia y los trabajadores honrados mantengan su trabajo.

    O acaso me vas a decir que nunca has visto gente así? El lado positivo de las crisis es que ayudan a las empresas y a todo el mundo a ponerse en forma, a trabajar duro, a pelear cada día. En fin, a vivir!

    ResponderEliminar
  3. Zorro- Lobo, sabes que el ABC siendo un periódico de tendencia monárquica se inclinó y apoyó un régimen dictatorial sólo por poder seguir publicando, eso no dice mucho en su favor y aunque lo lea nunca lo compraré (ni para conseguir el GPS que promocionan ahora, de todas maneras ¿a quién ponen en la calle?, seguro que a los que menos monises les cuesta, sean o no productivos, es cuestión de números.
    NEW YORQUER, ¿te has preguntado si tienen jefes que cumplen con su labor de líderes y quién los ha elegido primero para trabajar, y luego para despedirlos?, tu reflexión es paternalista y carece de la contundencia con la que la expresas, pues como se dice en el Cantar del Mío Cid "que buen vasallo sería, si tuviera un buen Rey al que servir", pero de todo hay como en botica, que diría mi madre.

    ResponderEliminar
  4. Yañez, tu comentario es simplista, en ningún momento hice ningúna valoración sobre si deberían ser despidos jefes o subordinados. Para mi todos entran en el mismo saco. Hay jefes excelentes con empleados desastrosos, empleados desastrosos con jefes excelentes y todo tipo de combinaciones entremedias. El proceso de limpia debe ser general y normalmente (si bien hecho) se llevará por delante un porcentaje mayor de mandos que de subordinados (básicamente porque la base de coste es mayor a nivel individual).

    Si te interesa te diré que, si, si conozco empresas bien gestionadas que también sufren con la crisis. Empresas en las que todo el mundo es necesario. En ellas hay otras maneras de lidiar con estos problemas. Por que no nos engañemos, la crisis es real y va a ser más dolorosa que nunca. Una alternativa que más de una empresa ha llevado a cabo es bajar a todo el mundo el sueldo a cambio de evitar despidos masivos.

    Aún así, como norma, toda empresa debería despedir cada año al 5 - 15% de los trabajadores que han tenido las peores revisiones. Es injusto premiar a los trabajadores, penalizar a los menos trabajadores?

    ResponderEliminar
  5. Joer, pues vaya temita que estais tocando. NewYorker, en el trabajo hay gente que es necesaria aunque tengan las peores revisiones. Que por revisiones no sé a que te refieres ya que si son las de sueldo ya me gustaría a mi tener revisión todos los años.

    Por otra parte, tienes razón en que hay gente en las empresas que vive de la sopa boba y no dan un palo al agua. Pero curiosamente no es que hayan dejado de darlo ahora, sino que ha sido su actitud así casi desde el principio. Así que si has aguantado, señor empresario, con ellos durante años, me parece que su labor es seguir aguantando. A mi me parece injusto mantenerles en un puesto durante 15 años y que les echen precisamente ahora, aunque durante 15 años se hayan tocado el higo, la verdad.

    En época de crisis hay que apretarse el cinturón pero la forma de apretárselo no es poner de patitas en la calle a los trabajadores para que el empresario siga ganando lo mismo.

    ResponderEliminar
  6. Padme, tu comentario es demagógico como poco. Los emprendedores ponen su vida en lanzar empresas. Decidan 20 horas al día, 7 días a la semana a crear una empresa (media de trabajo de un emprendedor según un análisis realizado por venture capitals en la WC). Y luego resulta que no pueden despedir a gente cuando el negocio no funciona?

    Así es la vida! Cuando el negocio va bien, son los primeros en contratar a gente y crear trabajo. Cuando el negocio va mal, tienen todo el derecho del mundo a restructurar la empresa.

    Claro que es bien pensado es mucho más cómodo vivir bajo los parámetros del socialismo. Dejemos que otro se arriesge para crear algo. Cuando triunfe exprimámoslo hasta la última gota sin aportar nada. Trabajemos lo menos posible pero exijamos todo: compensación, vacaciones pagadas, ... Ah! y que nadie me pida explicaciones por mi trabajo, que nadie revise lo que hago porque la voluntad es lo que cuenta. Si hago mi trabajo mal es culpa del patrón que es un cabrón por darme trabajo.

    Si así nos va, claro!

    ResponderEliminar
  7. Joer, creo que tienes un problema. Eres empresario, NewYorker? Me parece que no has entendido para nada lo que trato de decir. He dicho que en época de crisis hay que apretarse el cinturón y ese apretarse el cinturón no pasa por echar a la gente a la calle. Si un trabajador no te vale, creo que el momento de echarle a la calle es cuando detectas que no vale, eso creo que no lleva mucho tiempo el detectarlo.

    Sin aportar nada? Trabajar lo menos posible? No sé cual será tu experiencia en el trabajo pero yo llevo más de 20 años currando en un trabajo en el que he estado a disposición de la empresa las 24 horas, con un tlf. móvil sin compensación económica alguna. Así que por favor, no me quieras dar clases sobre lo que hacen los empresarios que los conozco muy bien. En mi empresa hemos tenido un ERE y mientras que echaban a la gente tenían el morro de enviarnos comunicaciones internas con los beneficios del último semestre.

    Quizás NewYorker lo que hay es que no ser tan ambicioso cuando hay una crisis, no te parece? Si en lugar de un 20% de beneficios, tenemos un 10%, pues me parece más que bien y no se puede pretender a toda costa alcanzar ese 20%.

    Así nos va, claro que sí!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:38 a. m.

    Así nos va, claro que sí Padme, no entienden que las relacciones laborales deben ser una simbiosis, simplemente llevan el capitalismo a extremos de avaricia y codicia donde o eres un depredador o simplemente un caníbal.
    Yáñez

    ResponderEliminar
  9. No veo tantas diferencias en los argumentos que ponéis sobre la mesa. Estoy de acuerdo con Padme cuando dice que es difícil entender los despidos cuando la empresa está en beneficios. Un empresario puede despedir a quien le venga en gana. Sí, es legal, pero no está de acuerdo con los valores predominantes en la sociedad europea.

    100% de acuerdo también con New Yorker cuando hablas de gente que recibe un sueldo por el morro. Yo no les quiero, ni como empleados, ni como compañeros. Seguro que Yáñez tampoco les tolera.

    Admiro a los empresarios, sobre todo a los pequeños. Gente que invierte todo lo que tiene a la espera de un beneficio. No les podemos demonizar cuando finalmente lo obtienen, al igual que ninguno de nosotros les echa una mano cuando se arruinan. Conozco a un tío que montó su propia empresa y ahora gana el triple que yo, pero también conozco a otro que lleva años pagando las deudas que contrajo con un anterior negocio ruinoso.

    Eso sí, New Yorker, respecto a tu último párrafo hablando del socialismo, es para olvidar querido amigo. Te he oído análisis mucho más brillantes que éste.

    ResponderEliminar
  10. Claro, Zorro, yo tampoco quiero a la gente que no da palo al agua y no entiendo porqué se les consiente. Al final su trabajo tiene que hacerlo alguien así que normalmente son un lastre en un departamento. Pero lo que digo es que hay muchos momentos para echarlas y que por su bien y el de todos, deberían de echarles cuanto antes mejor. No mantenerles quince años como he conocido casos, viviendo del cuento y ahora si te he visto no me acuerdo.

    Yo también admiro a los empresarios, a los que son dignos de admiración, claro. Pero creo que son muy poquitos. Para ellos simplemente somos un número y como dice yañez, esto no funciona si no formamos un tandem empresario-currito que sea satisfactorio para ambos, que no creo que sea tan difícil.

    Y ya para terminar solo decir que yo trabajo para vivir, no vivo para trabajar y me parece que trabajar ocho horas diarias en pleno siglo XXI ya está más que bien. Y no voy a entrar en lo difícil que es compaginar el trabajo con las obligaciones de la vida familiar, que eso da para unos cuantos posts.

    Feliz semana para todos.

    ResponderEliminar
  11. Zorro, oido cocina! Buena crítica de mi último párrafo, recordaré leer tres veces lo que escribo cuando llevo sin dormir dos días :-)

    Padme, Yañez, no os conozco en persona (creo), pero (aún con ideas diferentes) creo que es posible establecer una base común de entendimiento.

    Podemos llegar a un acuerdo en:

    1)Ser empresario no es malo por definición. Muchos de ellos son gente trabajadora, currante que se esfuerza por sacar adelante dos familias: la humana y la profesional. Que se esfuerzan por sus empleados y tratan de darles lo mejor. Yo concedo que no siempre es el caso, que los abusos de poder son posibles, por tanto es necesario que existan métodos de control.

    2) El ser trabajador tampoco te transforma en un ángelito por arte divina. Hay muchos ejemplos también de vagos sin escrúpulos, que sólo se dedican a escaparse para evitar dar un palo al agua. Yo estoy seguro de que son minoría, pero los hay.

    En tiempos de crisis todos nos tenemos que apretar el cinturón, sin duda. Teneis una idea de cuantas pequeñas empresas van a quebrar los próximos 2 años? Estamos hablando de peluquerías, panaderías, supermercados de barrio, tiendas de ropa ... Ellos son los que siempre más sufren la crisis porque la PyMe tiene exposición más alta al riesgo. Todos ellos son empresarios! No puede parecerte mal que ahora prescindan de un trabajador y que ellos asuman turnos de 20 horas.

    En cuanto a las grandes corporaciones, hay algo que no metes en la ecuación. Te parece mal que pretendan mantener niveles de beneficios y al mismo tiempo protestas cuando bajan en bolsa. Cada uno de nosotros somos beneficiarios o no de como las empresas se comportan. Tu fondo de pensión, tus ahorros, etc. están vinculados a valores bursátiles y sin esos beneficios que detestas tus ahorros no valdrían nada.

    Apretarse el cinturón es necesario. Despidos, EREs no son la única alternativa, sino una más de múltiples maneras.

    Deberías leerte una artículo que publiqué hace un año sobre como reducir estructuras de coste de grandes bancos sin tener que a)despedir, b) hacer recortes que minen la moral del personal.

    Un saludo,

    ResponderEliminar