20 junio 2010

escuchando a Ismael Lô en mi portátil mientras escribo este post, unas cuantas notas imaginadas entre dunas me trasladan en mi pensamiento a algún lugar inventado de África. Siempre me sucede cuando dejo que la música entre en mi cabeza sin prisa, en algún momento perdido del día. Quizá, al mismo tiempo, en otro lugar, real esta vez, haya un senegalés escuchando una melodía con raíces de guitarra española e imagine por un momento que está sentado en los escalones de la Alhambra o a la sombra de una encina de cualquiera de las dehesas castellanas, o frente a una playa del norte.

2 comentarios:

  1. Anónimo9:27 p. m.

    Siempre me sorprendes... Ismael Lo es uno de mis cantantes más preciados. Te recomiendo Jammu Africa, del mismo CD. Con ella me he trasladado mil veces a este fascinante continente.
    Tengo un conocido en Madrid, amigo de Ismael, cuando viene a algún concierto se queda en su casa. Me apetece tomar un café con él, perderme en sus historias y compartir momentos. Así que si algún día quieres conocerle... ya sabes.

    Beso peque.

    natalia.

    ResponderEliminar
  2. me gusta la música africana. No es mi pasión, pero ... ¿a quién no le tira África?

    ¿Y por qué te sorprendes de tener cosas en común conmigo? Creída !

    ResponderEliminar