10 abril 2012

¿Vamos a lo fácil?

hace tiempo que no llevo el coche al Bernabéu, por la ecología y tal. Por el mismo motivo, llevo tiempo dejándolo en el garaje 3-4 días a la semana. La alternativa, el transporte público. Ayer, al salir del fútbol fui al tren. Error. A las 23:20 había pasado el último. Vaya, normalmente había cuatro más, hasta las 00:30.

Recortes. Esos trenes no van tan llenos como los de hora punta.

El pasado agosto fui al médico y me aconsejó una serie de análisis preventivos. Vaya, no está mal, pensé, primera vez que voy en diez años y voy a hacer el gasto. Error. En febrero (seis meses después) fui a recoger los resultados y, vaya, me dice el médico que no me han realizado el estudio solicitado.

Recortes. Ese estudio ya no es estándar en la sanidad pública. El médico, rojo como un tomate, me recomendó que me hiciese el estudio por lo privado.

Lo próximo será quizá mañana, o pasado. Me echaran del curro con 20 días, no me importa si lo hacen hoy, pero como esperen a que cumpla unos cuantos años más ... O meteré mi coche en un agujero de esos que son cada vez más frecuentes en las carreteras, o algún gilipollas me clavará una navaja en alguna calleja mal iluminada.

¿Son cosas de ciencia ficción? Error. Son recortes.


Y digo yo, ¿de verdad que ya han optimizado todo lo posible? ¿han detectado y corregido ineficiencias, ahorros no realizados, sinergias? ¿han anulado a los mangantes que en cualquier organización meten la mano en la caja? ¿han diseñado algún plan de mejora de esa tan manida "productividad" (o lo que es lo mismo, producir más en las mismas horas)? ¿no habrían de hacer todo lo anterior antes de empezar a "recortar"?

5 comentarios:

  1. Pasaba por aquí9:09 p. m.

    Zorro,
    Desengáñate, detrás de estos recortes tan solo está la práctica de vaciar servicios públicos para favorecer a los privados: sanidad, educación, transporte.... Lo próximo: información (venta de licencias de los medios públicos a sus amigos de los grupos privados), la justicia, la seguridad, etc..... Cada día que pasa retrocedemos en derechos.

    ResponderEliminar
  2. Roberto Barra Chicote10:41 p. m.

    Charly, take it easy! Ya sabes lo que opino, pero tampoco creo que sea la principal excusa para favorecer lo privado y demás. Creo que es más imperante que hemos malgastado lo que no teníamos, incluso hayamos buscado derechos demasiado caros para el nivel de nuestro país.

    Ahora nos toca sufrir los excesos; al menos la vida me ha enseñado hasta ahora que las acciones traen consecuencias (tanto buenas como malas). Eso no quita para que a demos con ojo para que el capitalismo imperante no se aproveche de las circunstancias.

    Como haces con tu blog expresando tu malestar, debemos reivindicar y también debemos aprender como sociedad a que si malgastamos o no exigimos a nuestros gobernantes una dirección responsable... luego sufriremos las consecuencias: Espero que suframos lo menos posible estos diez años que vienen, pero es lo que menos me preocupa. Lo que sí espero es aprender la esencia de esta moraleja para dejar una herencia digna a partir de los próximos 20 años en adelante a los que vengan.

    ¿No ha entrado el capitalismo en una realimentación exponencialmente positiva? El otro día Santiago Carrillo sugirió que las ideas de izquierdas necesitan un fenómeno de internacionalización análogo a la globalización capitalista. Me parece interesante como mecanismo de compensación (reglamentación negativa) en el sistema.

    ResponderEliminar
  3. Cierto, llegan los recortes. Yo también creo que falta mucho por optimizar, mucho por hacer y que están empezando por lo más fácil y rápido para dar cifras de ahorro significativas. Pero la reforma de verdad, la que nos haga eficientes y sostenibles a largo plazo llegará cuando entremos en quitar grasa de verdad y en ponernos trabajar para dar servicios, cuando veamos otra forma de gastar, de administrar, de pensar. Actitud.

    ResponderEliminar
  4. ayer recibimos en casa una carta de Sanitas invitándonos a firmar una petición al gobierno: que los seguros privados desgraven en la declaración de Hacienda.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Barrio, "Pero la reforma de verdad, la que nos haga eficientes y sostenibles a largo plazo llegará cuando entremos en quitar grasa de verdad"

    Y quitar la grasa de verdad es cargándonos el ineficiente y duplicado sistema qie a día de hoy rige los 17 reinos de taifas.

    Supongamos que Telefónica o repsol estuviera formada por 17 empresas pseudo-independientes (una por comunidad) con toda su operativa repetida -incluidos directivos, sistemas varios, procesos, compras, inversiones varias, anuncios en la tele, etc..- Y supongamos, encima, que la coordinación brillara por su ausencia (Telefónica Galicia apostando en el móvil, mientras Telefónica Murcia invirtiendo en Fibra)

    Los accionistas e inversores se echarían las manos a la cabeza y pedirían una un fusión de esas 17 entidades para así mejorar la productividad, tener una política común y reducir costes. Es lo lógico.

    Pues para las autonomías, la misma receta. Pero con el mismo problema nos encontraremos.... los políticos no van a querer soltar en su vida la poltrona.

    ResponderEliminar