13 marzo 2006


Luces (y sombras) de Bohemia

Andaba yo con ganas de lanzar un par de andanadas a los políticos de los bancos azules, rojos y encarnados, que lo mismo me da que me da lo mismo el color, porque no conozco político con buena cara (con mucha cara sí, un montón).

Y es una pena porque porque desde hace años no tenemos más remedio que decir "político" cuando queremos referirnos a los señores que gobiernan este nuestro país. Parece que nadie decente quiere gobernar, no sé la razón. El caso es que aún recuerdo al superjuez Carlos Bueren mandando a la m ... la judicatura, el medio millón de pelas al mes y el riesgo a saltar por los aires como Falcone o Borsellino. Debió ser difícil la elección, ahora curra en Uría y no creo que gane menos de medio millón de euros al año. Y seguro que ETA se olvidó de él, o eso espero de todo corazón.

¿Qué pasa en este país? ¿acaso no hay directivos competentes? ¿tan mal se paga por trabajar en el tema este de gobernar? Ni lo uno ni lo otro. La pega principal es que hoy en día no está bien visto ser ministro porque generaciones y generaciones de mangantes e incompetentes han tirado el cargo por los suelos.

Estamos como en los tiempos de Valle Inclán pero peor, porque ya ni la bohemia es luminosa. Si levantara la cabeza reescribiría su famosa obra, pero dando protagonismo casi absoluto a Latino de Hispalis, el mangante, el héroe de nuestros tiempos. Ya no nos quedan Max Estrellas ni marqueses de Bradomín.

¿Lo peor de todo? que nadie en este país ha tenido la oportunidad de ser gobernado por alguien ilustre. ¡Nos han quitado hasta la posibilidad de tener nostalgia! Echad un vistazo a la lista de presidentes que ha tenido España en todo el siglo XX (no digamos del XXI). Snif ... no se salva ni uno.

2 comentarios:

  1. No se que ha pasado, pero después de marcarme una parrafada bastante extensa resulta que no aparece el comentario en el blog, de modo que hasta luego zorro.

    ResponderEliminar
  2. Penoso. Así es como califico la escena política española

    Pienso que no estaría más que nuestros queridos dirigentes y personajillos de la oposición siguieran más a menudo una línea de pensamiento lógico estilo Navaja de Oclan: "en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta"

    De esta forma quizás evitaríamos buscar fantasmas donde no los hay.

    ResponderEliminar