05 abril 2006


El caso Pernía


Negro. Estoy negro. Resulta que tenemos poco para elegir en el puesto de lateral izquierdo de cara al mundial. Sin menospreciar al rojiblanco Antonio López y al suplente del Chelski Asier del Horno, tienen la desgracia de que el mejor lateral izquierdo de la presente liga es un tal Mariano Pernía, un jugador que siendo defensa lleva ya nueve goles y que quiere jugar con la selección. Y dirán ustedes ¿cuál es el problema? que pongan al tal Pernía y asunto resuelto. Pues no, porque el tal Pernía no es español. ¡Ah, entonces no!

Me explico. Pernía, como casi todos los futbolistas sudamericanos que vienen a España, ha comenzado los trámites para obtener la doble nacionalidad hispano-argentina. Amén de que el sujeto en cuestión esté a gusto en nuestro país, este acto tiene motivaciones puramente pecuniarias, pues el valor de mercado de un jugador es mayor si no ocupa plaza de extranjero en su equipo. Gracias a la doble nacionalidad, podrá optar por jugar con Argentina o con España.

Pero como las cosas de palacio van despacio, y no digamos las de la Administración, el proceso de nacionalización tarda más de doce meses. Pernía completó el papeleo en noviembre de 2005, por lo que parece que no jurará la Constitución antes del mundial. Y aquí va la causa de mi negrura sobrevenida: los voceros de los diarios deportivos ya están pidiendo a gritos un trato de favor para el jugador.


Miren ustedes, me encantaría ver a Pernía en la selección, pero no a costa de que este señor, forrado de millones, vea adelantados sus trámites legales a base de amaños mientras otros inmigrantes necesitan esos papeles para poder ganar 540€/mes. Este año, otro "pobre hombre" un tal Leonel Messi ya se saltó el turno por obra y gracia de las presiones del Barça y la Federación, y a este paso, el Ministerio de Justicia va a parecerse a la cola de una discoteca, con barra libre de papeles al arbitrio del machaca de turno.

NO estaría mal que el Ministro de Justicia, tan legalista como es, mirara con lupa el asunto, o le puede dar un disgusto gordo.

2 comentarios:

  1. Tienes razón, podría haberse acogido a la legalización masiva promovida por el gobierno hace un año. Además de ese modo tendría la oportunidad de traerse a su familia. Je, je, Raúl Bravo selección.

    ResponderEliminar
  2. norrrr, porque aquella memorable acción de nuestro amado gobierno sólo afectaba al permiso de residencia ...

    ResponderEliminar