08 mayo 2006


Pues eso, "un español en Nueva Yooooork, uo ooó, ..."

o mejor dicho cuatro, al menos de esta tacada. Aser y Diana, dos veteranos "spaniards", y Carlos y Vanesa, dos rústicos en Dinerolandia.

Llegamos ayer de la Gran Manzana totalmente encantados con la experiencia de nuestro primer viaje a los Estados Unidos. Siete días antes, sólo pensábamos en dos cosas, en cómo aguantar las siete horas de viaje hacia allá y en como esquivar el mítico guante de los no menos míticos funcionarios de aduanas.

Superados con éxito ambos trances nos dispusimos a afrontar el tercer reto: llegar a casa de nuestros amigos en medio de la noche neoyorquina. Pan comido, quitando el canguis que nos entró al ver el Harlem de la 126th desde el taxi. Por un momento pensamos que Aser y Di se habían hecho rastafaris y se habían ido a vivir algo más al Norte de Columbia de lo que pensábamos. Al fin, nuestro conductor rapero nos dejó cerca de la universidad, en una zona muy chula, con parques y muchísima gente joven.

El tópico duró un día, el tiempo que tardó Aser en enseñarnos la ciudad y mostrarnos lo verdaderamente interesante de Nueva York: la gente. Edificios, parques, puentes, ríos, todo enorme, en una escala desconocida hasta ahora para mí, pero lo más grande, sin duda, la diversidad de personas que pueblan la capital de América. Vengo alucinado. Negros, orientales, latinos, nórdicos, grandes, pequeños, flacos, gordos (de éstos muchísimos) ... totalmente integrados con la ciudad hasta el punto de que nadie destaca en ella. La gente supersimpática y abierta, no sólo en los comercios, sino también en la calle.

Todo esto sucede en el centro de Manhattan, el corazón de Nueva York, una isla entre el Hudson y el East River donde los habitantes de los suburbios y los visitantes se mezclan. Los distintos barrios residenciales son el contrapunto. Por ejemplo en el Bronx vimos latinos, en Harlem, sólo negros, en Chinatown, chinos y en el West Side sólo blancos. Dicen que en Queens y en Brooklyn todo es más normal y la mezcla aumenta. No sé, no pude comprobarlo, así que habrá que verlo en otra ocasión.

Por el camino quedaron los paseos entre rascacielos por la Quinta Avenida con riesgo de sufrir esguince cervical o de que te pille un coche mientras miras embobado a las alturas, Central Park con sus corredores y grupos de gente jugando a los más diversos deportes, Greenwich Village con su ambiente bohemio y sus alquileres estratosféricos, el Soho con sus cientos de boutiques y sus miles de turistas en busca de la ganga, Wall Street con sus "white collars" comiendo sandwich entre sesión y sesión de Bolsa, el preceptivo (según las guías) barco hacia la Estatua de la Libertad y la Isla de Ellis, el recomendadísimo (según David y yo mismo) paseo hasta Brooklyn atravesando el magnífico puente que le une a Nueva York, la noche en Times Square, las cenas al aire libre en los restaurantes de Columbia ...

Pasaría un buen rato enumerando rincones y anécdotas, pero a los que no habéis estado no quiero contaros el final de la película. Mejor lo veis vosotros mismos cuando tengáis ocasión de viajar a esta nueva Babel del mundo moderno. Para los que ya habéis estado, ¿a qué os he despertado las ganas de volver? Por cierto, habéis visto qué pillada paparazzi les hicimos a estos dos famosos (:])



10 comentarios:

  1. Me alegro de que os hayáis llevado tan buena impresión, que os lo hayáis pasado bien y que hayas escrito el blog... Así, dentro de unos meses, te diré que te lo releas, te entrarán ganas de volver, y volveremos a teneros por aquí! ;-)

    De todos modos, te has dejado algunas cosillas en el tintero... Ramón, multidating...

    BESOS!!!! Di

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja. Lo del Multidating es de Expediente X. Se lo he comentado hoy a un compañero de curro y se partía. Está claro que en USA estáis más avanzados que aquí.

    ResponderEliminar
  3. Pues si el multidating te encanta, acuerdate del Peting por un lado.

    y de la oportunidad de ver a Liz Teylor (la del anillo es y las orejas raras, como se escriba) desayunando en Greenwich Village, de Giselle corriendo en Central Park, de Nicole Kidman paseando al perro en Tribeca, H. Berry en Columbus Circle, ...

    ResponderEliminar
  4. Liv Tyler, criatura. A ti te encantará ver "celebrities"...pero menos mal que no tienes que escribirles, porque no darías una ;-p

    Por cierto, Carlos, ¿de qué película me suenan los famosos de la foto? ;-p

    ResponderEliminar
  5. Desde luego como paparazzis no teneis precio, ¿cómo habéis conseguido esa foto de Gonzalo Miró y la Duquesita cruzando la calle?, alguna revista os pagaría bien.

    ResponderEliminar
  6. Alguien me puede explicar lo de multidating?

    Cruz, los famosos de la foto son los de Pimpinela ;-)

    ResponderEliminar
  7. Coyote, investiga la red pero no te aficiones mucho al asunto que te conozco y te das al vicio:

    Multidating

    ResponderEliminar
  8. Muy buena imagen de N.Y.C
    Es tal como dices, gente muy variopinta, gente diferente y rara ( en el buen sentido de la palabra) No solo en el fisico o etnico, tambien en comportamiento etc.

    ResponderEliminar
  9. Muy buena imagen de N.Y.C
    Es tal como dices, gente muy variopinta, gente diferente y rara ( en el buen sentido de la palabra) No solo en el fisico o etnico, tambien en comportamiento etc.

    ResponderEliminar
  10. Me muero de envidiaaa!! necesito caminar esas calles! (será muy peligroso visitar Harlem?? el Bronx?? )Me encantaría ir a un concierto de D.M.X, aunque fuera acompañada de algún taxista rapero...(mis amigos no lo soportan), a mi me fascina...!;)

    ResponderEliminar