12 julio 2006

Están ustedes en la Luna

se ha celebrado la Cumbre de Rabat sobre la inmigración. El resultado ha sido el de siempre: palabrería occidental sobre colaboración con el tercer mundo para conseguir compromisos de repatriación de inmigrantes ilegales. ¡Vamos no me jodas! dirán los inmigrantes. Basta de promesas, basta de burdas añagazas para engañar a los pobres, basta de limosnas para cerrar la boca de dirigentes corruptos.

Oyendo hablar a los ministros de exteriores, me daba la impresión de que piensan que la inmigración es un capricho de los emigrantes. ¿En qué mundo viven? Un dato: en el año 2000 Marruecos, uno de los países más ricos de África, tenía 5,3 millones de pobres teniendo por pobres a aquellos con ingresos diarios inferiores a 2$. Estos son datos extraídos de un análisis realizado por el Real Instituto Elcano de Estudios Internacionales y Estratégicos (recomiendo la lectura del análisis completo en http://www.realinstitutoelcano.org/analisis/705.asp porque es realmente escalofriante).

Las palabras de Sarkozy, pidiendo inmigración bajo demanda, las de Moratinos, pidiendo responsabilidad a los países emisores de inmigrantes o las de Franco Frattini diciendo que la culpa de la inmigración está en la existencia de economía sumergida, me dan risa y asco a la vez. Por favor señores, esta gente tiene hambre del que duele, del que mata, tienen miedo, no el miedo a no poder pagar la hipoteca, sino miedo de morir en una guerra, las mujeres tienen miedo de ser violadas, miedo de que algún colgado mutile el clítoris de sus hijas como hicieron antes con ellas, miedo a la esclavitud, miedo al SIDA (24% de afectados en Bostwana).

En África hay 900 millones de personas. Casi todas viven peor que el que escribe estas líneas y que los que las están leyendo ahora mismo. ¿De verdad que vosotros no os iríais a buscar mejor vida?

Desde las colinas que dibujan la costa desde Ceuta a Tánger se ve la costa española. Por las noches miles de luces españolas se distinguen desde las aldeas, y los jóvenes marroquíes sueñan con trabajo, con sacar a su familia de la miseria, y por qué no, con impresionar a las chavalas de aldea con dinero, con un coche, una moto, cosas que sólo están en sus sueños. Pues si todos estos chavales se juegan la vida en la patera por estos "caprichos", ¿qué no harán los que se encuentren en casos peores?.

Señores políticos, tengan un poco de respeto. Ustedes hubieran emigrado ya hace tiempo, así que la hipocresía se la meten por donde les quepa.

1 comentario:

  1. Tal cual. Al 100%. Anda que no hacen demagogia con la inmigración. Como si un chaval que se viene desde Liberia escapando del hambre y de la guerra, se cruza miles de kilometros, paga a mafias lo que le pidan y se sube a una patera para jugarse la vida, lo hiciera por gusto. Viene por pura desesperación. Tiene la riqueza ahí al lado, delante de sus narices al otro lado del estrecho, incluso se conforma con las migajas de la riqueza, cualquier trabajo le vale. Y hay gente que pretende razonar con eso, con su "mireusté" y sus "alianzas", que tanto valen los 2 lados. Los políticos son chusma y cada día lo demuestran más. Aun recuerdo un día en la radio que comentaban la sandez aquella del "efecto llamada" de las leyes europeas y un oyente dijo "pero de verdad se creen que los chavales de Senegal, Ghana o Costa de Marfil se leen el BOE???" Lo que hay que hacer es dignificar las cosas y equilibrar las fronteras. Mientras no haya JUSTICIA seguirá habiendo inmigración, esto lleva pasando miles de años.

    ResponderEliminar