01 julio 2007

Raíces

En toda una vida mis antepasados apenas salieron de su provincia. Muchos de ellos encontraron el amor, el sustento, la amistad, sin tener que alejarse más que unos metros de su aldea. Hoy seguimos derramando lágrimas de alegría o de tristeza en la misma tierra donde cayeron otras antes; agua antigua sobre tierra antigua.

Tanto en el pueblo de mi padre, en Guadalajara, como en el de mi madre en Segovia casi todos compartimos los mismos apellidos. Me temo sin embargo, que somos la última generación que mantendrá el arraigo a una comunidad fundada quién sabe cuando. Arraigo heredado, fuerte y profundo, cuyos lazos estamos rompiendo sin entender siquiera la inmensa fortuna que hemos tenido.

La globalización, nos da cosas pero ¿sabemos lo que nos quita?

5 comentarios:

  1. A algunos no les importa diluirse, desaparecer y olvidar sus raices.

    A otros nos gustaría conservar y compartir lo que somos y de donde venimos. ¿tendremos tiempo? ¿nos dejarán?

    ResponderEliminar
  2. Zorro, tú ya sabes que yo en los pies tengo unas raíces que se hunden hasta el fondo de la fuente plateada.
    Comparto la opinión de que tal vez seamos la última generación que valore estos orígenes comunes y ancestrales. Allá ellos.
    Nosotros continuaremos disfrutando de todas las personas, parajes, valores, y relaciones que nos unirán para siempre, hasta el día en que quizá reposemos allí.

    ResponderEliminar
  3. zorropiscinas3:15 p. m.

    Pues sinceramente, yo pienso que todo es cíclico, así que dentro de unas generaciones habrá mucha gente que se canse de su falta de identidad y la empiece a buscar, no hay como la falta de algo para querer tenerlo ¿no?.
    Ejemplo claro, cuantos objetos de los que guardaba el abuelo de un elemento que conozco de Sotosalvos, que para nuestros padres no eran muy importantes, a día de hoy se pagarían a buen precio? Romana, etc....

    ResponderEliminar
  4. zorropiscinas3:19 p. m.

    fe de erratas :

    Sotosalvos en realidad se escribe Sotosalbos

    ResponderEliminar
  5. Zorrita Carrasca6:14 p. m.

    José Manuel: Dios mío casi me haces llorar!!

    Zorropiscinas: ¡ Cómo has venido de Mallorca!!!!

    Yo pienso que no es incompatible la globalización con nuestros arraigo familiar...Creo que es importante que no lo perdamos para aprender los unos de los otros...

    Chaito...

    ResponderEliminar