12 junio 2008

Somos un país de contrastes

O arriba o abajo, nunca en medio. Ahora que estamos en crisis (estooooo ... perdón, quería decir desaceleración) sólo parece haber dos posturas posibles: unos están tan tranquilos, sin preocuparse mucho por la nubecilla con cara de vaca flaca, que ya pasará. Otros andan de los nervios, en medio de la tensión que precede a la catástrofe, quemando camiones, haciendo barricadas, persiguiendo esquiroles y blasfemando del gobierno.

Hoy pedimos que el Estado pague la subida del combustible y controle los abusos de los intermediarios. Ayer nos quejábamos porque el Estado constreñía las virtudes del libre mercado. Y el Estado, digo el Gobierno, ante tal contraste, hace lo que mejor sabe hacer: Nada.

Y lo que más me inquieta es que los piquetes no están compuestos de gente en paro, no son gente realmente desesperada. No estamos en los años 80 con el paro disparado y hordas de parados sin nada que perder clamando por una mínima cobertura. Tampoco hay inmigrantes entre los camioneros. Y eso que dicen que el paro les golpeará a ellos primero. Lo de estas semanas es algo nuevo, algo no visto hasta ahora. Un gremio bien alimentado, plagado de pequeños autónomos, pidiendo la intervención estatal y con una violencia inusitada.

El gobierno debería meditar a qué se ha debido esto, incluso dentro de unas semanas cuanto todo haya acabado. Si así estamos ahora, ¿qué pasará con el petróleo a 200 dólares por barril, como estiman los analistas para dentro de cuatro o cinco años? Me da que si estas reacciones se recrudecen sólo nos quedará comprar un AK-47 o irnos al pueblo, o las dos. Malos tiempos para la lírica, me temo. Más bien son tiempos de épica.

7 comentarios:

  1. pasaba por aquí11:27 a. m.

    Zorro, estoy de acuerdo en lo del AK... pero en lo de los transportistas... que quieres que te diga..... que transporten mercancías en tren...

    ResponderEliminar
  2. Acerca de los piquetes. Lo que teníamos que haber hecho los sufridos ciudadanos era bajarnos del coche y fostiar a estos impresentables.

    Pero fostiarlos bien con quema de camiones incluida. Ya verías como no volvían a bloquear la A1. Cabrones!

    ResponderEliminar
  3. Un paro patronal siempre es impopular pues claro está a muchos de estos empresarios no les da para pagar la letra del chalete a la vez que les van a subastar el Audi Q7 que yo nooooo lo dudo les ha costado de ganar, joder Zorro no son curritos son EMPRESARIOS (y que es un empresario sin subvenciones) y dejense todos ustedes de épicas y de peleas barribajeras que ya las hemos pasado putas en otras épocas.

    ResponderEliminar
  4. y entre tanto, Eurocopa y Feria de S. Isidro, pan y circo del bueno ...

    ResponderEliminar
  5. Eso, eso que nos la chupen, (como es este Zorro y sus lectores, me refería a la conciencia), claro que algunos la conciencia la tenemos en la punta de la .....

    ResponderEliminar
  6. Me parece que nos están mirando a nosotros, y nos toman de ejemplo. Ojalá me equivoque.
    Lo que tengo para decir sobre paros, piquetes, cortes de ruta, gobiernos y manifestaciones es demasiado largo para venir a descargarme acá.

    Así que te saludo, te deseo que todo mejore (lo tuyo, lo mío y lo de los demás) y vengo en la próxima.

    Apapacho.

    ResponderEliminar
  7. Es que esta huelga ha mostrado una cara rara nuestra. Si que son malos tiempos para la lirica , la épica y la metamorfosica.
    (no te parece que vamos como descelerados pero a toda mecha?)
    Un beso

    ResponderEliminar