23 octubre 2008

Museos

leo en el blog del Sr. Tuerto que va a dedicar unos diez días a visitar el Louvre. (¿será cabrón, el tío?, pienso) y me muero de envidia, porque me encanta pasear por los museos, entrar un rato, salir otro, pasear alrededor, mirar a los turistas, casi todos con prisa, gozar de mis obras favoritas, descubrir las que no conozco y o las que quizá vi y ya he olvidado. Hay obras que he visto decenas de veces y sin embargo cada vez descubro un detalle distinto (debe ser que no soy muy observador) y eso me encanta.

Disfruto de los museos de forma casual. Voy cuando quiero y salgo, también cuando me apetece. porque eso de ir a un museo obligado debe de ser terrible. Imagino el típico plan turista de esperar la apertura de los Ufizzi a las 8 de la mañana sin que le guste a uno el Arte y me dan ganas de no volver a salir de España. Mira que tiene que ser duro para quien no adora a Botticelli o ansía ver la Batalla de San Romano. Y no te digo el planazo de perder un día de tu escasa semana neoyorquina pululando por las macrosalas del Metropolitan.

Ya le he dicho al Sr. Tuerto que dé recuerdos míos a la Libertad de Delacroix y a la Victoria de Samotracia (uff, como me ponen las mujeres que viven en ese museo). Incluso le he mandado un recado al Escriba ( no debió ser muy simpático en vida, pero hay que reconocerle unos huevos por seguir sentado con la que está cayendo ..., vamos que no se levanta ni para ligar con las chavalas citada ). Eso sí, fíjate con qué ojos les mira, oye ...

8 comentarios:

  1. Para todos hay un museo, y cualquiera puede sentir algo muy adentro que le haga sentir algo más que la mierda de vida que se lleva. El Museo de los sueños de uno no suele coincidir con el de otro distinto. Y al museo hay que ir limpio de espíritu para sentir todo aquello que un artista, sea del tiempo que sea, quiso transmitir.
    Jamás olvidaré la primera vez, que desde la lejanía, vi la Victoria de Samotracia. Se me aceleraron los pasos y el corazón y al llegar al final de la escalera me quedé como de piedra, que no de mármol, hasta que mis acompañante s me sacaron del trance.
    Anhelo visitar el MOMA, pero... ¡está tan a lo lejos que no creo...!. A lo peor ya la edad no me deja tirar del cuerpo para semejante aventura.
    Me contentaré con, después del empape del Louvre pasar un para de días en el Orsay.

    Pero no espere usted críticas, esas son mías y como tal me las guardo muy dentro. Las necesito para seguir el camino que hace años intento trazarme.
    Gracias por su post. Me encamino, aunque algo tarde a la Pirámide.

    ResponderEliminar
  2. Es que los museos no pueden verse de un atacada, porque acabar exahusto. Más o menos a las dos horas ya dejas de ver, así que lo mejor es tomarse tu tiempo y hacerlo por etapas.

    Como el Sr. Tuerto.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:10 p. m.

    Magnifico Museo.
    Enhorabuena por poder verlo.
    Si hubiera resurrección habría que disfrutarlo en cada una de las vidas
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Señor Tuerto, semejante sensación tuve yo cuando vi por primera vez el "Bufón Pablo de Valladolid" de Velázquez. Definitivamente, mi pintor favorito.

    ResponderEliminar
  5. ¿ Cuánta gente conoce, o mejor dicho ha estado en el Louvre y no ha visitado el Prado?.

    ResponderEliminar
  6. Sr. yañez, no me cuente entre ellos. Estuve cuatro años de "copista" en El Prado al poco de acabar Bellas Artes y antes de entrar en el mundo publicitario. Había que sacarse una perras. Sin remisión.

    ResponderEliminar
  7. Mi peor experiencia fue en Egipto, sin tener ni idea de Egiptología me metí en el museo del Cairo con otro grupo de turistas...a las 3 horas no podía soportarlo más y deserté. El resto del viaje fué más placentero.

    Isaboh

    ResponderEliminar
  8. el escriba no? he estado dos veces en el louvre y todavía no lo he visto nada bien! 10 días es lo suyo, pero nunca dispongo ni del dinero ni del tiempo!
    El Prado es muy distinto, claro está, pero no tiene nada que desmerecer al Louvre! por lo menos en mi opinión!

    salu2

    ResponderEliminar