03 julio 2009

"Deformación" universitaria II
"... decíamos ayer", parafraseando a Fray Luis, que ir a la universidad es perder el tiempo. Es una sensación que siempre tuve, ya desde primero de carrera cuando comprobé que era mucho más fácil aprobar ese curso que cualquiera de los cuatro anteriores ( BUP y COU ).

Ya, ya sé que los que me conocéis, sobre todos los ingenieros, estaréis pensando, "qué jodío, que hubiera estudiado Aeronáutica". Bien, es posible que unas carreras sean más fáciles que otras, pero lo que sí es cierto es que en ninguna se deja uno los cuernos. En todas podríamos haber trabajado más. Dicho esto, a modo de autocrítica, me explicaré ¿por qué creo que perdí el tiempo? pues porque no aprendí nada que no hubiera aprendido con un poco de disciplina y leyendo libros. Creo además que los años pasados en la facultad no me hicieron más listo o menos tonto.

Puedo decir que "aquéllos maravillosos años" me dieron muchas cosas, sobre todo amigos y risas, pero en el plano de formación, cero. Aprendí más en los empleos temporales con los que pagaba mis gastos.
Sin ningún género de dudas, mi puesto de trabajo actual lo pueden desarrollar con éxito otros compañeros que no han ido a la Universidad.
¿Qué decir de los "títulos"? papel mojado, nada más. Salvo para determinados puestos públicos u oficios regulados por colegios profesionales, nadie te pide el impreso oficial donde dice que eres economista, ingeniero, abogado o filólogo.

Bah, paparruchas!, diría el pobre Mr. Scrooge. La universidad esta sobrevalorada. Creo que hablar idiomas, ser resolutivo, saber escuchar, saber mantener la mente fría y tener ganas de trabajar son virtudes más importantes que el conocimiento memorístico de determinada materia. Y creo también que, mientras la Universidad no cambie y se olvide de cátedras y honores, los chavales seguirán saliendo tan burros o tan brillantes como eran el día que se matricularon en primero. Y lo que es peor, tan engañados como nos sentimos nosotros y nuestros padres en su día, cuando nos tragamos la trola de que con un diploma bajo el brazo ganaríamos el oro y el moro en unos pocos años.

11 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo contigo. A mí los 5 de años de carrera sí que me sirvieron. A lo mejor no para desarrollar el trabajo que hago ahora, pero sí para todas esas cosas que tú dices: aprendí a escuchar mejor, me enseñaron a saber cómo enfrentarme a los problemas, a ser resolutiva, a buscarme la vida, a ser disciplinada, y aprendí de la vida.
    Además, fue una oportunidad de pasármelo bien unos años antes de dedicarme el resto de mi vida a trabajar, a tener sólo un mes de vacaciones, y de preocuparme por los objetivos...

    ResponderEliminar
  2. buej, ranibal, yo no tengo títulos, y todas esas cosas [ escuchar mejor, me enseñaron a saber cómo enfrentarme a los problemas, a ser resolutiva, a buscarme la vida, a ser disciplinada, y aprendí de la vida] las aprendí igual.
    básicamente porque eso último aprender de la vida, solamente lo aprendes viviendo, aquí, allí y en cualquier lado.

    sí es cierto que tener el titulillo o no tenerlo es importante.
    pero un título es simplemente un papel.

    aunque luzcan hermosos colgados.

    ResponderEliminar
  3. Querido Zorro-Lobo, ya lo dice mi madre que ha terminado la E.G.B con setenta años "la experiencia es la madre de la ciencia", y como comentario a la deformación universitaria I, es una buena opción lo de las ingles y fluidos.

    ResponderEliminar
  4. Pues mi experiencia personal me dice que los títulos llega un momento en que son necesarios. Tengo unos 12 años de experiencia profesional en consultoría y a estas alturas cuando he intentado dar el salto a alguna multinacional de relumbrón o a alguna entidad bancaria puntera, mi falta de títulos han supuesto un obstaculo.
    Cierto es que en ningún momento han llegado a justificar esa necesidad más alla de "alguna ventaja tendrán que tener los que han perdido cinco años en la universidad"...como me dijo un lumbreras, mira que se me ocurrían buenas razones por las que pedir un título universitario, pero esa...en fín, esta es mi opinión.

    ResponderEliminar
  5. ja, ja, Raníbal, me han gustado tus últimos argumentos. Un mes de vacaciones es poco, pero la tensión de los exámenes era terrible (y encima no sólo no te pagaban sino que tenías que pagar la matrícula).

    Ni siquiera me gusta colgar el título, Bastet. ¿Por qué poner un papel oficial a la vista cuando puedo llenar la pared con un cuadro hermoso?

    No estoy en contra de la formación, ni mucho menos, pero sí de una universidad caduca y acomodaticia. A la escuela se debe ir a aprender lo que no enseñan los libros. Para leer no hace falta pagar una matrícula. Bien por tu madre, Yáñez. Obtener un título por hobby o por superación personal sí es una buena inversión.

    Cierto es Juanma, que la titulitis afecta también a los departamentos de recursos humanos. Sí hicieran bien su trabajo, contratarían a un tío que vale para el puesto, no a uno que "suponen" que vale en función de "lo que dice" en su currículum (total, si muchos de los títulos que aparecen en un CV son requetefalsos ).

    ResponderEliminar
  6. pasaba por aquí5:05 p. m.

    Zorro, que habría hecho yo sin tantas horas en el bar de la facultad.... estas partidas a cartas, estas cervezas, estos insultos a la tuna,...... claro que todo esto sirve, y mucho.

    ResponderEliminar
  7. Oye, que en la universidad aprendía a jugar al Mus!!!!!

    ResponderEliminar
  8. bueno Coyote, no sé yo si te ganarías la vida jugando al mus. Tienes que practicar más. ¿Para cuándo una timba?

    Por cierto, no sabemos si en los condados del nordeste saben jugar. Te apuntas pasaba

    ResponderEliminar
  9. pasaba por aquí8:47 p. m.

    yo al mus ni flowers, lo mío era la butifarra. Ahora me decanto más por el poker.

    ResponderEliminar
  10. Se va animando el asunto. Eso de la timba empieza a ser apetecible. Pero sólo se jugar al parchís

    ResponderEliminar
  11. Pues yo creo que lo que aprendió Ranibal en los 5 años de carrera lo aprendí yo durante un par de veranos que trabajé y durante algún otro fin de semana esporádico ""aprendí a escuchar mejor, me enseñaron a saber cómo enfrentarme a los problemas, a ser resolutiva, a buscarme la vida, a ser disciplinada, y aprendí de la vida."", eso si la jodía luego tenía vacaciones ¡¡que suerte¡¡ . Bueno lo importante es que a estas alturas sea como fuere , todos hayamos aprendido eso, si no, mal van muchos jajajja.
    Juanma, siento que esas multinacionales se hayan perdido a un profesional sin papeles (en el buen sentido de la palabra) probablemente ganaran mas tiempo y dinero contratandote a ti antes que a un nene recien salido de la carrera con su título en la mano.

    ResponderEliminar