22 septiembre 2009

Ayer tuve un día horrible de trabajo ...

¿horrible?, ¿por qué fue horrible? pues porque estuve pensando en un problema complejo desde que sonó el despertador, porque apenas me dio tiempo a desayunar, porque el lío se fue enredando como una madeja entre patas de gato a lo largo de la mañana, porque pasé la hora de comer sin comer, hablando por teléfono con gente en cuyo país se come a las 12, porque ya cabreado me fui a la oficina de mi cliente y hube de mantener la cabeza fría para buscar una solución para su problema a la vez que ellos ponían a parir nuestro trabajo.

Aunque, viéndolo con los ojos de mañana, puede que no fuera tan horrible. Fue apasionante manejar variables hasta encontrar alternativas que fueran bien a todos. Y al final, lo que no mata, fortalece. Además en las dos reuniones aprendí cosas, y por no desayunar ni comer un día tampoco pasa nada, ¿no?.

A este paso y viendo la tendencia, pasado mañana lo mismo añoraré ese "horrible" lunes.

NO hay nada como mirar atrás de vez en cuando.

7 comentarios:

  1. Yáñez9:18 p. m.

    Zorro-Lobo, es lo que tiene ser currito eficiente que te toca un marrón y no quedan mas cojones que resolverlo y apechugar con la charla que probablemente se debería comer otro, si fueras amo le habrías introducido un dedito al currito eficiente y le habrías dado cuerda (como me ha tocado hoy a mí), con situaciones complicadas se aprende y mucho, te contaré que hoy me han metido pa el body el encargo (tenía que estar para mañana) de pensar, diseñar y fabricar un prototipo que tiene que servir para abordar desde una lancha rápida un barco, que de puta madre me lo he pasado, ¿pero qué saco yo? un café y una invitación a cocido en un cuartel.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:25 p. m.

    jajajaja!!! lo siento querido, pero ya me conoces...;), ¿y si te regalo un lindo gatito para que se enreden sus patitas de verdad y te roben una sonrisa matutina??

    ...con los lindos que son...

    natalia.

    ResponderEliminar
  3. ¡No sé con qué me he reído más, si con tu odisea o con la de Yáñez! :)
    Pero es verdad, el día siempre es más gratificante cuando haces un buen trabajo, y si además te pagan en monises y no en cafeses, pues mucho mejor.

    ResponderEliminar
  4. Zorro,

    no sé que quieres que te diga.

    Qué prefieres un día soso en la oficina sin sorpresas, sustos, problemas, ....; o un día "horrible" con retos que superar, dónde puedas estrujar tus sesos para buscar soluciones creativas, donde puedas debatir con tus colegas (incluso de culturas diferentes) puntos de vista?

    Yo me quedo con el segundo sin duda. Para mi, el trabajo debe representar un reto cada día; son esos retos los que te mantienen alerta, fresco, listo, preparado, ...

    Otra pregunta, sin ninguna intención oculta, crees que hay sitio en el mercado laboral para gente que simplemente vaya a trabajar esperando un día sencillo?

    ResponderEliminar
  5. pasaba por aquí12:41 p. m.

    Zorro,
    como el trabajo dignifica, seguro que al llegar a casa te sentiste un poco más digno.
    El problema creo que hubiera empeorado si al llegar a casa te hubieras encontrado la nevera sin cervezas. Esto si que es grave!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¿Y quién ha dicho que lo que vale no cuesta nada?. Has trabajado duro, te has esforzado, apenas has mirado al reloj salvo para saber la distancia con el interlocutor, pero al tiempo has analizado, interpretado, buscado, rebuscado, indagado... y el esfuerzo te ha permitido levantar la cabeza y tener la sensación de que, tras ese forcejeo contigo mismo y con los demás, sabes mucho más y estás más seguro de tí que antes.¿O no?. ¿No ha merecido la pena?.

    ResponderEliminar
  7. impresionante. Creo que es una de las primeras veces en que estamos todos de acuerdo. El trabajo monótono y facilón es aburrido, sin duda. Y lo que es peor, no ayuda a crecer. ¿Ocho horas diarias tiradas a la basura a cambio de tranquilidad? no, gracias.

    ResponderEliminar