04 noviembre 2009

Más bosque para la península

Según el Informe la Situación de los Bosques Españoles, elaborado por la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SEFC), nuestra masa forestal crece al un ritmo del 1,5% anual. Hablamos de casi 300 millones de nuevos "bebés de árbol" cada año. No tengo datos del número de árboles que desaparecen, pero seguro que cada vez son menos, ya sea por la disminución de las talas para hacer leña, ya por el mayor control de incendios llevado a cabo los últimos años.

Lo que se observa a simple vista, es que donde antes había cultivos y ganado, hoy la Naturaleza trabaja para devolver al campo su aspecto primigenio. En nuestra montaña segoviana fresnos, robles, chopos y encinas recuperan terreno. Y el crecimiento de la sabina en la zona de Prádena-Casla-Sigueruelo es realmente espectacular.

Respecto a las repoblaciones, la mayor parte de las veces se hacen con poca cabeza. He visto cómo se replantan algunas riberas de los ríos madrileños con cierto sentido y planificación, pero la repoblaciones de la montaña siguen haciéndose con poco orden y sospecho que sin contar con estudios de viabilidad ecológica. Pinares y eucaliptos siguen siendo los favoritos, aprovechando su valor económico, y son menores las repoblaciones de hayedos o castañares. En la foto se puede ver un aislado acebo junto al tradicional modo de repoblación de pinos "en terraza"

También la repoblación sin control trae daños colaterales. El otro día un paisano del pueblo dijo que la causa de la actual escasez de arroyos y fuentes podría ser la repoblación del pinar que se llevó a cabo hace 30-40 años. Al convertir la ladera en una sucesión de terrazas se destruyeron los torrentes y las "mini-cuencas" que alimentaban cada fuente. La reflexión tiene sentido.

6 comentarios:

  1. Aturuxando8:11 p. m.

    Y a medida que se vayan terminando las subvenciones a la agricultura por las Castillas y se empiece a pagar por hectáreas de árboles dedicados a "consumir" CO2, van a salir arboledas hasta debajo de las piedras. Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Pero resulta que cuando hay torrenteras y minicuencas arrastran la vegetación y lo que se planta tiene menos esperanzas de vida. Se ve en el pinar de Collado que hay cientos de retoños de pinos que salen gracias a que esas terrazas retienen la simiente en el monte y no son arrastradas. Pasa es que el agua se queda más en el monte y no cae ladera abajo. Gestionemos bien el agua, como un "zorro" dijo una vez y plantemos en terrazas.

    ResponderEliminar
  3. Yo que soy de Prádena por vía consorte, tengo todavía pendiente ver el bosque de acebos...
    Ya ves, uno que es paleto de capital...

    ResponderEliminar
  4. uhmmm, Aturuxando, ¿juntamos unos ahorros y compramos un pueblo abandonado? con que tenga algo de agua para regar los plantones nos forramos a subvenciones ...

    cierto Tony, el bosque ya ha llegado a una edad en la que se está regenerando sólo. Es una suerte sobre todo comparando con fotos antiguas en las que la sierra de Collado y Sotosalbos era igual que la de Torrecaballeros hoy: un páramo.

    ja, ja, Enrique, me parece que hay demasiados bares en Prádena. Echa un vistazo a este post que escribí hace tiempo sobre el acebal

    ResponderEliminar
  5. En efecto Prádena tiene unos cuantos bares, pero no creas que son especialmente de mi agrado y que los frecuente mucho.
    El que realmente me encanta es casa pepi en Arcones.

    ResponderEliminar
  6. Lo malo de las repoblaciones "espontaneas" es que se basa en lo que hay... y si hablamos de un bosque de eucaliptos la repoblación espontánea será de eucaliptos.

    Basta ir al bosque de carballos de Fragas de Eume. Está, literalmente, rodeado e invadido por Eucaliptos. Y con el tiempo el eucalipto se lo llevará por delante.

    ResponderEliminar