29 agosto 2010

Bajón de domingo

Me frustra una barbaridad perder el tiempo. Y por desgracia es lo que hago cinco de los siete días de la semana. No es una cuestión de aburrirse en el curro, o de considerar que no tienes un buen trabajo, no. Es una cuestión de satisfacción personal.
Dedico lunes, martes, miércoles, jueves y medio viernes a contribuir al crecimiento de la empresa donde trabajo. Como consecuencia, unos cuantos inversores estadounidenses reciben sus beneficios, y me dan parte de ellos en pago por mis servicios. No nos conocemos así que esta simbiosis queda un poco descafeínada y se reduce a unos cuantos apuntes contables en los bancos.
El fin de semana sin embargo, lo dedico a mi familia, a mis amigos, a mis vecinos, al medio ambiente ... Es tan solo un tercio de la semana, pero me llena mucho más que el resto del tiempo. Mi actividad en este "tiempo libre" es intensa, quizá sin un contenido económico tan alto como el resto de la semana, pero me da la sensación de que las consecuencias de lo que hago son más importantes.
Este fin de semana, en la asamblea de la asociación que hemos creado en Collado Hermoso, mirando las caras de la gente que estaba allí sentada, me he sentido realmente bien. Hemos currado mucho y duro en estos meses, pero cada actividad que realizábamos me causaba más alegría que cualquier otro proyecto en los que he intervenido a lo largo de año.
A lo mejor el problema es la cercanía. En mi entorno cercano veo claramente los beneficios de mi trabajo, no así en mi actividad profesional. Y también debe tener algo que ver con el paso del tiempo. A mi alrededor, todo permanece y veo su evolución todos los días. Como los árboles que plantamos cada año. Están ahí, y disfruto de ellos muchos años después de haberlos plantado. Por contra, no es habitual volver a saber nada de aquel exitoso proyecto de hace un par de años. En el curro siempre hay borrón y cuenta nueva. No sé. Tengo que pensar en ello.

10 comentarios:

  1. Jajajajajajajaja.

    Te vas haciendo mayor, necesitas una jubilación ¡ya!. ¿Te imaginas como vivirías si estuvieses un mes en Galicia, otro en Collado, otro en Europa, otro.. ¡ya que más da!... donde sea. Y lo que te pasa no tiene nada que ver con lo del síndrome vacacional, eso es un rollo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:10 p. m.

    Top website, I hadn't come across colladohermoso.blogspot.com previously during my searches!
    Continue the excellent work!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:59 p. m.

    Muy buena reflexión. No puedo estar más de acuerdo.
    Con el paso del tiempo cada vez el trabajo nos satisface menos y valoramos más nuestro tiempo de ocio.
    Es mucho más gratificante el tiempo que dedicamos a nuestros amigos, familia, nosotros mismos... que el tiempo que pasamos en la oficina que como bien dices es el más extenso desgraciadamente.

    Guillermo

    ResponderEliminar
  4. Pues bien por usted que al menos fuera de su trabajo puede contribuir a mejorar la sociedad, el medio ambiente, su pueblo o lo que sea, porque a otros el trabajo no les deja tiempo para nada y encima trabajando no ayudan a nadie ni mejoran nada.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, el otro día le regalé a mi madre "El tiempo entre costuras". Todo el mundo habla bien de esta novela y usted la recomienda, así que tendré que pedírsela cuando la acabe.

    ResponderEliminar
  6. total Tony, necesito jubilarme, o al menos buscar un curro que me deje algo más de tiempo.

    Anónimo, me encantan los halagos, hasta cuando los hace una máquina de spam

    Claro que lo mismo si estuviese en otra situación me quejaba igual, Guillermo

    El libro es bueno Al Neri. Por ponerle un pero, lo alargan demasiado y claro, luego es difícil cerrar todos los flecos.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que en el sistema dónde estamos inmersos nos hacen creer que el trabajo es lo importante para todos, cuando lo importante es todo lo que hay fuera de él... y eso que yo no me puedo quejar, me gusta mi trabajo, pero me quita energía...

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Hola, Zorro de Segovia y Compañía. Yo creo que siempre hay que buscarle algo positivo a todo lo que hacemos, y ya que (afortunada o desgraciadamente, según se mire) pasamos un tercio de nuestro día en el trabajo, ¿por qué no intentar descubrir cada día algo por lo que creamos que no perdemos el tiempo, que ha sido gratificante, que hemos ayudado a alguien, que hemos aprendido algo? ¿No pensáis que pensar que perdemos el tiempo 5 días de cada semana sería demasiado frustrante, y no los aprovecharíamos para disfrutrar igual que de los 2 del finde?

    Un beso y enhorabuena por tu blog, lo visitaré de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  9. La reflexión es buena... lo mas importante es la vida fuera del trabajo y cómo la vivimos...

    ResponderEliminar
  10. El trabajador debería ser jubilado en el mismo momento en que su inteligencia le permite hacerse estos razonamientos que comparto contigo, zorro... es como despertar a una verdad irrenunciable, ay.

    Salud y ánimo!

    ResponderEliminar