18 octubre 2010

Agitando mi conciencia

es difícil ser generoso. Ni siquiera hablo de serlo a todas horas. Es difícil tan sólo dejar de pensar en uno mismo un rato al día.

Invertir unos minutos en el bienestar de la gente que nos rodea, ayudarles, divertirles, apoyarles, no asegura un retorno inmediato, más bien es a veces un sacrificio, pero quizá a la larga dé satisfacciones.

Y digo esto porque me molesta darme cuenta de que este zorro, o alguno de los que me rodea nos ponemos a nosotros mismos en el primer lugar de la lista de prioridades incluso en las cosas más nimias. Ser codicioso en lugar de solidario, es sin duda una actitud natural. Pero también es cierto que esa actitud viene de la parte más animal del ser humano y me da la impresión de que todo lo malo que veo en la tele, en la oficina, en mi entorno, viene de ese maldito instinto acaparador que nos legaron miles de años de supervivencia.

Quizá sea filosofar en exceso y quizá también sea una conclusión injusta pero desde luego creo que el acto más avanzado de evolución humana es la generosidad. Aunque, quizá lo que ahora está de moda es la involución, no sé.


Para animarnos a regalar un poco de lo que tan celosamente guardamos, una canción alegre: Down under - Men at work

9 comentarios:

  1. pasaba por aquí8:39 p. m.

    buena reflexión Zorro.... y cada vez nos volvemos más nuestros y de lo nuestro....la codicia lo único que lleva es a ser el más rico del cementerio...y sinceramente, no me va.

    Lo de la canción alegre ¿te traicionó el subconsciente? joder con los Straits.... deberían prohibirlos.....vaya chapas!!!!.

    Yo, en lugar de regalar lo que guardamos te propongo que lo robemos a los ricos y lo demos a los pobres

    ResponderEliminar
  2. pasaba por aquí8:50 p. m.

    por cierto, no corrijas ahora el link ...y si la gente quiere escuchar a los Men at work, se los busque....que luego queda mi post como de gilipollas integral (que lo soy, pero con criterio).

    ResponderEliminar
  3. ja, ja. Bueno, los puedes ver en la lista de links de la izquierda.

    ResponderEliminar
  4. hala, ya está. Link corregido.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hace poco leí unos interesantes artículos de sociólogos americanos en los que se desarrollaba precisamente este tema de si lo natural es el instinto de supervivencia individualista o más bien la solidaridad entre los individuos, como rasgo distintivo e innato al ser humano.

    No creo que ambas posibilidades tengan que ser incompatibles entre sí. Es cierto que, como animalitos que somos, estamos dominados por unos instintos y unas pulsiones que nos llevan a autoprotegernos físicamente frente a todo y por encima de todos. Esto podría llevarnos a la conclusión de que ayudar a los demás es antinatural, algo aprendido. Pero no creo que sea así porque, como ya dije el otro día, el ser humano es tan inteligente y tan social (y estos son nuestros rasgos naturales y distintivos) que sabe muy bien que no podría vivir en paz y en orden, sin recibir un mamporro al día, si no crea unas normas de convivencia, si no se pone de acuerdo con otros individuos para hacer cosas en común y si no piensa un poco en los demás además de en sí mismo.

    Dicho en síntesis: La generosidad humana es innata porque es innata la inteligencia humana. El origen de la generosidad es proteger al grupo e indirectamente a uno mismo. La razón última de la generosidad es el egoísmo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:11 p. m.

    Oh. No sé. No soy científica, no soy culta. Sólo soy. Y me sorprende lo que leo. Zorro... comentas que ayudar, apoyar, es más bien a veces un sacrific, pero que quizás a la larga dé satisfacciones... Yo creo, que no hay sacrificio, que la satisfacción es inmediata, (eso, si puede llamarse "satisfacción" porque siempre te quedas con la amarga sensación de que no has hecho lo suficiente). De cualquier modo, la "recompensa" está en la mirada de aquel que recibe la ayuda, el alivio en sus ojos, su sonrisa. Cuando sabes que al menos ese niño ya no pasará más hambre, que ese hombre ya no pasará más frío, que aquel otro ya tiene las medicinas que necesitaba. Cuando les enseñas a leer, y a escribir. Cuando les ayudas para que puedan tener acceso a una vida digna.

    Creo, que las dudas pueden surguir si unicamente firmamos cheques (que son imprescindibles), pero una vez vives el contacto humano... COMPRENDES.

    Tampoco estoy de acuerdo en que el origen de la generosidad humana sea proteger al grupo e indirectamente a uno mismo. Sobre todo, cuando no es "tu grupo" a quién proteges (aunque sí tu especie, ¿pero entonces cuando proteges animales? ya, ese es otro tema). Creo que el origen de la verdadera generosidad es el amor, pero yo, soy una romática.(uys, perdón que me he liado...;))

    natalia.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. pues sí Natalia ayudar o apoyar es a veces un sacrificio, sobre todos cuando lo haces por alguien que sabes que no te va a corresponder o incluso por alguien que te cae mal. Si sólo fuésemos generosos cuando nos apetece ... no sería muy altruísta, ¿no?

    Lo de los bichos ... no es comparable, aunque pueda entender que disfrutes cuidándolos.

    Besos

    ResponderEliminar