11 noviembre 2010

ETA

A veces oigo disparates en parte debidos a la costumbre española de hablar sin conocimiento, ni datos, ni criterio. La de hoy ha sido que ETA luchaba contra Franco y que a partir de su muerte comenzó a extinguirse. Es evidente que no fue así.

Tras la aseveración de esta persona poco informada, ha empezado el debate sobre las palabras de González en la entrevista de "El País" (que no he leído por cierto, así que me abstengo de opinar), y yo simplemente he hablado de mis propios recuerdos, que compart
o ahora con vosotros una vez refrescados y documentados.

En 1980, justo en medio de la Transición, la paranoia y el miedo estaban en todas las cabezas hasta el punto de que el terrorismo era la principal preocupación de los españoles. Ese año ETA mata a 93 personas. La sociedad civil está conmovida por el asesinato de militares o policías e incluso de civiles, como un chaval que jugando golpea una mochila con explosivo o la novia de un guardia civil que muere ametrallada junto a su pareja. Con todo, la mayoría de las víctimas mortales o heridos graves de aquéllos años eran miembros de las fuerzas de seguridad del Estado y tal era el miedo que recuerdo perfectamente cómo soldados de reemplazo trataban de evitar por todos los medios ser chófer o ayudante de un alto mando militar.

En aquéllos años la mayoría de los atentados se producen dentro del País Vasco. El resto de los españoles los vemos por la tele, con dolor, sí, pero a distancia. ETA sin embargo comienza a salir de la madriguera y mientras sube la categoría de sus objetivos, también atenta cada vez con más frecuencia fuera del País Vasco. En Enero del 84 muere tiroteado el Teniente General Guillermo Quintana Lacaci, y un mes más tarde, el senador Enrique Casas. En Febrero del 85, matan al nº 2 del Banco Central y en julio a Fausto Escrigas, vicealmirante de la Armada, ambos en Madrid.

En 1986 Madrid se despierta cada mañana con un estallido, en un año horrible que empieza con la muerte de febrero del Vicealmirante Cristóbal Colón de Carvajal. En abril mueren 5 guardias cuando un coche bomba revienta la furgoneta en la que se desplazaban por el centro de la capital. En Julio sucede el terrible atentado de la Plaza de la República Dominicana: otro coche-bomba que destroza la vida de 12 guardias en unos segundos.

No sigo.

Quizá Felipe González auspició los GAL, o Suárez el Batallón Vasco Español u otros grupos similares. No lo sé. Si cometieron un delito, que les juzguen los tribunales. Lo que sí sé, con seguridad, es que ellos, como el resto de miembros del gobierno, o como yo que era un chaval de 15 años, o mis padres, que lloraban de rabia frente al televisor, albergamos en algún momento el deseo de que alguien con un par de cojones les diera a los etarras lo que ellos repartían.

En este país hay muy poca memoria o mucha hipocresía. Quizá ambas.

6 comentarios:

  1. Más hipocresía que memoria, y una memoria que se confunde hasta ser cinismo.
    La lucha contra Franco era la excusa.
    En esta historia también el cinismo y la hipocresía confunde el "patriotismo" de unos asesinos con la delincuencia de una banda de mafiosos que se creen defensores de unos ideales que no han tenido nunca.
    Sus únicos objetivos son la sangre y el dinero. Y el hacer ver a sus fanáticos seguidores que son lo más guay.
    Muchas veces he pensado que si en algún momento hubieran conseguido sus fines, el País Vasco sería una segunda edición de la Cuba castrista o de los talibanes afganos.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que recién llegado a Madrid, vi en el horizonte desde la torre donde trabajaba(mos) una columna de humo. Pregunté y la respuesta que recibí fué un "ah, debe de ser un atentado". Aquella "naturalidad" me dejó totalmente descolocado :-/

    En cuanto al Gal, pues oye... que los etarras se iban a Francia a tomar pinchos con los Gendarmes de la forma más natural tras cometer un atentado!!!
    No sé si lo del GAL fué el camino correcto, pero al menos Francia entró en el juego y ese fué el principio de su impunidad fuera de nuestras fronteras.

    ResponderEliminar
  3. pasaba por aquí6:59 p. m.

    Zorro, será que soy un hijoputa, pero cada vez que veo por la tele o en la prensa a Ynestrillas pienso que se equivocaron, que en lugar del autobús de los picolos deberían haber volado el coche familiar.....

    ResponderEliminar
  4. Hace poco puse una parte de la entrevista que mencionas a Felipe González, y estuvimos un poco hablando por ahí...

    Yo personalmente no lamento que los etarras acaben con el mismo tiro en la nuca que emplean ellos. Una forma cojonuda de empezar un noticiario es con la noticia de que cae un comando, o mejor, que a uno de esos malnacidos le ha explotado la bomba que iba a poner en las propias manos.

    Pese a todo, racionalmente hay que condenar los GAL, porque si abrimos la puerta una vez, no sabemos lo que puede acabar entrando.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Prefiero no valorar alguno de los comentarios realizados.

    ETA no languideció con la llegada de la Transición, pero es cierto que sí lo hizo su legitimidad ante mucha gente. Mientras ETA matara franquistas, a la izquierda le parecía legítimo. Cuando llegó la democracia, los terroristas ya estorbaban.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:28 p. m.

    A todos los que penseis que los GAL, El Batallón Vasco Español, iba por buena dirección, creo que acabaríais con el estado de derecho de un plumazo, pues no os creo capaces de acabar con ellos de un tiro y legitimais a los terroristas si se emplean sus mismos métodos, sería entrar en una espiral de violencia que seguro pagarían más inocentes.
    Yáñez

    ResponderEliminar