02 diciembre 2012

Femme fatale, la crisis

son días difíciles estos que nos llevan a terminar 2012.

Unos dicen que la situación del país la salvará seguir la receta de Alemania, quien ya parece el empollón inevitable con una receta para todo. Otros dicen que no, que la revolución del pueblo es el camino y miran hacia el milagro islandés. Otros "pasan". Algunos creen que la suerte está echada y que sólo el fin del mundo maya nos librará de otras tristes navidades.

Siempre hay alguno que sigue buscando respuestas y por eso algo se mueve, pero aún están decidiendo hacia dónde.

¡Qué muera lo viejo! dicen los más osados, mas se empeñan en una catarsis que repetirían una y mil veces, pues nada nuevo aguanta el paso de un lustro.

Mientras tanto llega el invierno con urgencia, pero se derretirá sin  duda con los soles de abril como este corazón congelado en la escarcha. Y pasarán los meses, y las declaraciones, y los manifiestos. Y con los brotes verdes (los buenos, no éstos que sólo florecen en las ruedas de prensa) harán olvidar el dolor de los que de repente se han despertado en una España del primer mundo menos un cuarto.

Y volveremos a pedir una hipoteca. Puedes apostar por ello, pues el riesgo es esa "femme fatale" aliada con el dinero que tanto nos fascina. En fin, llegados aquí aprovechemos el símil como excusa para pinchar esta hermosa canción, eso al menos no nos lo quita nadie ...


velvet underground - femme fatale por erioluk

6 comentarios:

  1. Bonito texto.

    No tenemos remedio, está claro. Nos dan libertades y las usamos para boicotearnos a nostros mismos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo soy menos místico en esto, y pienso que si se recupera el Deutsche Bank del agujero que le creó el casino de las subprime, el mundo seguirá algunas décadas más hasta que el neoliberalismo y el calentamiento global nos lleven de nuevo a las cavernas. Volveremos a ver otra primavera, al menos. Que nos pille con ganas, eso sí.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. quizá somos como los niños el día de Reyes, Sr. Neri. Tenemos muchos juguetes y nos distraemos con los de colores sin acertar a jugar con el juguete bueno Me da que tenemos la libertad infrautilizada.

    ResponderEliminar
  4. y ojalá tenga usted razón querido Lagarto, porque me parece a mí que el del Deutsche Bank es sólo uno de los socavones que hay que rellenar

    ResponderEliminar
  5. Todo es cíclico, el único problemas es que ciertos ciclos tienen una órbita casi infinita. Y lo malo del todo son la cantidad de corazones destrozados.
    ¡Que no, que es broma! Esto es Jólibud

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno. Felicitaciones

    ResponderEliminar