19 noviembre 2017

El acróbata

el lunes pasado amaneció frío, y siguió más frío aún gracias al gélido viento que soplaba desde el Norte. Salía de la panadería y vi un milano a lo lejos, cerca de las Eras. Como una cometa, fue evolucionando a merced del aire, entretenido con caprichosas piruetas, dejándose llevar y aprovechando para ganar más y más velocidad. Al sobrevolar la plaza, en vuelo lateral, a tan sólo diez o doce metros de altura, la visión de la rapaz era impresionante. Preciosa. Y efímera.

El milano, sobre todo el llamado "Real" es residente en Collado Hermoso. No es muy frecuente verle sobrevolar la plaza, pero cualquier observador campestre podría verle todos y cada uno de los días del año. De hecho en la Península Ibérica es incluso más abundante en Invierno, cuando a los ejemplares locales se suman los que vienen a visitarnos desde Centro Europa o Gran Bretaña.

Normalmente solitario, volando bajo, es muy fácil de observar por su frecuencia y de distinguir principalmente debido a su característica cola en forma de horquilla y esas dos bandas blancas antes del fin de las alas.

Milvus milvus
El milano real es un ave cazadora de pequeños animales, roedores o gazapos, pero sobre todo un eficaz carroñero y competidor con los córvidos en el descubrimiento y aprovechamiento de todo tipo de animales muertos. Para ello busca zonas abiertas, y luego nidifica en árboles de alto talle.

En nuestra zona la especie goza de muy buena salud, pero por desgracia no es así en la llanura, o en Tierra de Pinares. En los llanos, los nuevos cultivos de regadío no contienen ninguna de sus presas y en Tierra de Pinares, quedan roedores pero poca carroña que descubrir. Muy interesante en este sentido el análisis de todas las aves carroñeras de nuestra zona que ha realizado el Colectivo Azálvaro. Os damos las gracias desde este santuario de rapaces que es la Sierra Carpetana.