04 diciembre 2006

Un día conmigo mismo

pues sí, este fin de semana decidí pasarlo solo como la Luna. Mi chica se fue a Valencia a visitar a su hermanita y opté por encontrarme conmigo mismo. Los que me conocen pensarán que pasar un par de días solo me debe haber costado mucho ya que soy bastante gregario ... Pues bien, aciertan de pleno. Me fue del todo imposible.

No es que no me haya divertido, al contrario, lo he pasado muy bien, ¡pero es que no he conseguido estar solo! Lo intenté, de veras, pero es que no hubo manera. Si bien no estuve con mis compañeros de viaje habituales, no había manera de evitar tropezarse con otros mortales casi tan majetes. A fe mía que traté de evitar a toda esta gente, pero es que allá donde iba me encontraba a alguien. La leche, si es que tenemos el mundo invadido.

Un rato de charla con el gasolinero, otro con los panaderos y otro con la carnicera; en la montaña me crucé con no sé cuántos buscadores de setas y en bar de Collado Hermoso, estando solos el camarero y yo pues qué iba a hacer, ... ¡pues charlar más!

Tendré que dejar el intento para otra vez, o ir al psicólogo a ver si es que estoy enfermo de extroversión o algo así. Claro que ahora que lo pienso, al psicólogo se va a hablar ¿no?

7 comentarios:

  1. Jaja! Pero qué morro tienes!! No te veo escondiéndote detrás de un árbol para no tener que hablar con algún paisano. Al contrario, ya te imagino: "Vaya, oigo voces detrás de aquella colina, me voy a acercar a ver... uy, les voy a preguntar, no sea que estén perdidos...". Pero qué le vas a hacer, cada uno es como es. Seguro que la gente a la que le has dado conversación no se queja.

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja,ja, hermano zorro te vas superando, no me puedo imaginar la charla con el gasolinero, que si sube el petroleo, que si echo agua a los depositos.. y con la panadera¡¡ que si ha subido el precio de los yogures a 50 eur el par, que si hay que echar menos azucar en el pambollo pa ahorrar... y que me dices del camarero del bar.. PILLIN ¡¡¡ que no es camarero, es camarera jajajajajaja.. a saber de que hablarías. Bueno, de todas maneras estoy de acuerdo con ranibal, no te veo evitando a la gente para purificar tu espíritu y reencontrarte con tu yo interior jajajjaja. Hasta muy pronto .

    ResponderEliminar
  3. pues , no se , yo me puedo pasar dias , con mis libros , mi ordenador y mis pensamientos ...maneras de vivir :)

    ResponderEliminar
  4. Desde luego estás enfermo, hablar con el GASOLINERO Y LA PANADERA. Para todos aquellos que no los conozcáis os diré que es imposible intercambiar con ellos más de tres palabras seguidas. Eso unido a soportar su agradable cara de vinagre y sus miradas, inquisidora en el caso de la panadera y de asco si nos referimos al gasolinero.
    Este fín de semana creo que tampoco podrás aislarte mucho zorro, vamos en manada a nuestro adorado COLLADO.

    ResponderEliminar
  5. tranqui nolin que con el gasolinero que estuve hablando fue el de Cercedilla y la panadera no era Nacha sino su hija. Mi tema es de traca, pero no para tanto.

    ResponderEliminar
  6. Jejeje!!veo que tenemos muchos en común.Este post es lo que me pasa a mi día a día...
    Puedo hablar hasta con las paredes!da igual que conozca que no.
    Será como tu dices,problema de extroversiòn?Si lo averiguas me lo dices y ya HABLAMOS sobre el tema.jijijiji.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. rrPero Weiser ... ¡si tu blog se llama "a veces el silencio es la mejor de las respuestas"!!!!!

    ResponderEliminar