12 diciembre 2006


A vueltas con "El Perfume"

diréis que estoy un poco pesado con la película pero es que he encontrado esta deliciosa fotografía ...

... y ahora entiendo que Jean-Baptiste se volviese loco. Claro que una cosa es volverse loco de amor y otra loco de atar. Pobre chico.

5 comentarios:

  1. Ufffff, sin comentarios zorro, yo a esta la secuestraba en plan salteador de caminos y luego la encerraba en una cueva jajajajajaja,es broma, yo creo que me quedaría tonto mirándola y le diría eso de "aquí estamos para servir a Dios y a usté" o a lo mejor me tiraba a sus pies y le decía que quería ser su esclavo toda la vida , que se yo ;-)

    ResponderEliminar
  2. pasaba por aquí4:22 p. m.

    Si que tienes tiempo para buscar fotos.... suerte la tuya!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Uno de los libros que más me ha gustado y la pelicula no me ha defraudado.Notó que a ti también te gusta "El perfume".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilloso sentido...el olfato.Te completa el resto de sentidos. Jean Baptiste,tenia un sentido superdotado y lo llevó al limite. Lo peor para el es que pasar esos limites implicó la muerte de varias personas incluida la suya.

    ResponderEliminar
  5. Scheherazade, Weiser, siempre fascinan aquellos que están dotados de algo poderoso. En el caso de Jean-Baptiste, había algo más. La fatalidad le perseguía, a él y a todo lo que tocaba.

    ResponderEliminar