08 octubre 2007

La pérfida Albión

quizá sea por los supuestos atropellos sufridos por Alonso (aunque no sé si es para tanto), quizá por las afrentas históricas de la pérfida Albión o quizá (y más probable) porque hoy a las 10 de la mañana ya me habían puteado dos "compañeros" ingleses, voy a dedicar este post a contribuir a la tradicional animadversión patria hacia los británicos.

Trabajo con ingleses y diariamente tengo ocasión de comprobar que si hay una cosa que les caracteriza es su cinismo (ellos dicen flema). El porte y la distinción de los que alardean son a menudo un delicado envoltorio de algo que huele bastante mal. Disfrutan de un fino sentido de la ironía y un humor refinado, pero casi siempre está al servicio de ese aire de superioridad y desprecio con el que nos miran a franceses o españoles (a los alemanes no les desprecian, les odian).

Gran Bretaña combina la mítica imagen del gentleman con los borrachuzos "hooligans". Históricamente orgullosos, vividores y viajeros, amantes del boato y la apariencia, hicieron gala de ese contraste firmando sentencias de muerte por piratería y patentes de corso con la misma mano. En el siglo XVIII patentaron la democracia, mas al tiempo, fueron la nación que más explotó la trata de humanos. Y más tarde, durante el siglo XIX, se empeñaron en liberar Oriente Próximo del "yugo" otomano, pero a la vez estrangulaban a la vecina Irlanda, sojuzgaban India y deportaban a Australia a miles de delincuentes comunes.

Dicen en diplomacia, que lo que haga tu mano izquierda no ha de saberlo la derecha, sobre todo cuando ambas son británicas.

11 comentarios:

  1. Fernando desde las KKKarolinas3:29 a. m.

    Como yo soy mas modelno que el carajo, te voy a responder con este video musical de un grupo de culto de esos raritos que me gustan a mi :-)

    Viva Sam Adams!

    ResponderEliminar
  2. Pero qué carajo. La próxima vez le respondes a los ingleses lo mismo que yo les digo... "Whatever... but Hamilton is black and the Queen isn´t so..."

    En el fondo les jode.

    ResponderEliminar
  3. No te apures, las grandes potencias están en tiempo de saldos. Ya se les bajarán los humos. O se los bajaremos :)

    ResponderEliminar
  4. pasaba por aquí10:31 a. m.

    pues a mi los británicos me caen de puta madre... será por que soy un hooligan de estos que solo le interesa la buena cerveza, el buen fútbol, el buen whisky, la buena música y el divertimento y cachondeo general.....

    La F1, me la trae floja, y creo que tan idiota es el negrito zumbón que aprende a ser "un modélico niño rico asistiendo a fiestas de alto standing y cimbreándose a la hija del jefe multimillonario mientras vende una imagen del pobrecito que ha llegado lejos" com el asturiano (que no bebe sidra ni come fabada) que ha hecho de la ambición y el triunfo su única bandera (por mucho que el calvo de los cojones de T5 y Cia. lo quieran envolver, en un arrebato de nacionalismo, en la bandera española).

    Seguiré teniendo más afinidades con Manchester, liverpool, londres, glasgow o dublin que con determinadas zonas de la piel de toro.... ahora, a los de tu trabajo que te puteen, les dices que si no vigilan les doy un cabezazo.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que el sentimiento de superioridad es crónico en los imperios decadentes. A nosotros nos duró varios siglos.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy con Zorro: son flemáticos, sosos, no saben comer (de ahí les vienen las carencias), agradecen poco, van a su bola más que nosotros, no entienden nuestro humor... En fin, que en mi trabajo hay ingleses y americanos y me quedo con los segundos.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con la mayoría de las afirmaciones que haces, aunque históricamente Inglaterra no ha sido la única nación en cometer barbaries.
    España, por ejemplo, se cargó a miles de judíos, por no hablar de la conquista de América.
    Alemania mejor ni la menciono, etc.
    De todas formas, aunque globalmente se nos atribuye un carácter determinado según la nación de la que provengamos, siempre hay excepciones, y muchas.
    Es un tema polémico, la verdad, se podría discutir largamente.
    Mis heridas ya sanaron.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. the king10:23 a. m.

    No viene a cuento en esta entrada pero en algún sitio tenía que decirlo.
    Hace un par de días me llamaron, era la noticia de la pena y la tristeza.
    The king, aquel que la lió en Sotosalbos ha perdido la vida en un accidente de coche. Y como todo lo macabro tiene relación con el destino...

    ...la perdió porque, bajando a su Málaga natal, un vecino que salía de su plantación de olivos se saltó un Stop que nunca debió saltarse.
    Y además, Clara que era la mujer de sus sueños y despertares se fue con el.

    Descansad en paz amigos.

    ResponderEliminar
  9. the king12:30 p. m.

    Perdonad pero no me había presentado.
    Soy María de Frutos, la primera esposa de Nestor, y os escribo desde su portatil que me fue entregado por la Guardia Civil.
    Gracias por vuestra atención

    ResponderEliminar
  10. the king12:30 p. m.

    Perdonad pero no me había presentado.
    Soy María de Frutos, la primera esposa de Nestor, y os escribo desde su portatil que me fue entregado por la Guardia Civil.
    Gracias por vuestra atención

    ResponderEliminar
  11. Cuatro años viviendo en Reino Unido dan para terminar despreciando su cultura hasta límites insospechados... esa educación de la que hablan es pura hipocresía de te la clavo por la espalda en cuanto te gires, es una sociedad que está educada para respetar las ordenes hasta que rayan lo reprimido, de ahí que luego sean una panda de alcoholicos, que sus niños sean unos hijosdeputa malcriados, que sus mujeres estén desesperadas por un poco de libertad y sus hombres necesiten de fútbol y alcohol para olvidar su mala vida. Y todo dentro de un consumismo desmesurado.

    Por supuesto generalizo, pero le cogí mucho asco a su cultura, aún teniéndo grandes amigos allí, así que no soy del todo objetivo.

    ResponderEliminar