03 diciembre 2008

Desgobierno y desoposición

desde hace unos meses, la palabra más repetida en España es "crisis". No sé si en otros lugares del mundo se oye esta palabra, en distintos idiomas, en bares, hogares, oficinas. Supongo que sí. También supongo que en los parlamentos extranjeros se oye el rumor de la crisis y quiero pensar que sus ocupantes pasan el día pensando en cómo combatirla.

No estoy tan seguro de que esto suceda en nuestro país. Parece más bien que los incompetentes que habitan las Cortes simplemente están agazapados esperando a que pase la tormenta. ¿Para qué salir y combatir? ¿para qué pensar en cómo guarecer a los administrados? total, si todo el mundo sabe que las tormentas son inevitables y sólo cabe esconderse. Además, las tormentas se originan en lugares lejanos y nada podemos hacer para combatirlas. Como mucho, comprar cubos para achicar el agua.

El bloqueo ha llegado a tal punto que el Parlamento ni siquiera origina noticias. Busco diariamente en los periódicos la crónica de algún debate sobre una medida concreta, una propuesta de unos u otros, pero no lo veo. Solbes y Montoro desaparecidos en combate. Rajoy y Zapatero hablando de nada. Las comisiones parlamentarias, ... bah, ... ¿alguien ha oído proponer alguna congelación de sueldos? ¿y la moratoria de impuestos o pagos de la seguridad social a las empresas? ¿exigencia de asistir a formación para recibir el subsidio de desempleo? ¿subvención a la creación de nuevas empresas? nada de nada. No es lo peor el que no se decida nada, sino que ni siquiera se debate nada.

Vaya ejemplo para el país, todos los diputados durmiendo la siesta del vago. Sólo espero que los empresarios sean más ágiles a la hora de defender sus negocios, y por ende, nuestros empleos.