06 enero 2009

Queda lo más difícil

qué luto eso de elegir regalos con poca pasta y con mucha obligación. Si además los agasajados te importan poco o no son agradecidos, no te digo cómo se queda el cuerpo cada día 6 de enero ...

Y es que la compra navideña debe ser uno de los trabajos peor pagados del año. Correr, buscar, pensar, calcular, y todo en un día chicos. Hoy he estado en varios centros comerciales y la experiencia da para un estudio antropológico completo. La suerte es que terminé con lo mío rapidito y me pude dedicar a observar al personal. Por un momento pensé que en lugar de observador iba a ser la cobaya, pero no, encontré lo que buscaba y me senté a mirar.


He visto estrés, pero del bueno, del que inunda de adrenalina los pasillos. He visto discutir a parejas, resoplar a las abuelas ante los escaparates, hasta los críos iban a toda pastilla. Había gente sentada con la cara tan cansada como si hubieran terminado el maratón hace dos minutos. El cine vacío, la FNAC llena. El parking diminuto para albergar tanto coche. Atascos a la entrada y a la salida. Y caras felices también, las de aquéllos que llevaban, por fin, todas las bolsas a cuestas. Sin dinero pero con el objetivo cumplido: un regalo para mamá, papá, los hermanillos, los cuñaos, los sobrinos, ... qué dispendio tan mal disfrutado.

Ahora queda lo chungo, el día después, la apertura masiva. ¿Les gustarán mis regalos, me gustarán los suyos? Un ojo en sus reacciones y otro en romper el papel que lleva mi nombre. Por favor, que al menos salga bien lo primero, que me se me jode el día. Bueno, pase lo que pase, siempre quedará el Roscón, y un día sin ir a la ofi, que no es poco.

Y los Reyes Magos, por Palestina, ¿no?. Allí sí están realmente jodidos. Menos mal que Nazareth queda en el lado israelí ...

6 comentarios:

  1. jejeje, ese centro comercial lo conozco yo, zorro-lobo. eso si, a mi no me has podido observar hoy que yo hice mis compras hace un par de días, pocas y rapidito. tan solo para los niños que hace tiempo que decidimos que era su día y nos dejamos de obligaciones absurdas para con los demás. pero te aseguro que ese lugar estaba a rebosar. los parking llenos y los alrededores también, hasta en las aceras estaban los coches esperando a sus dueños.

    a lo mejor hasta somos vecinos. :)

    ResponderEliminar
  2. juas, pues yo he sido de las que este año, como el pasado, he ido diciendo ¿pero esto que es? ¿es pa mí? ya, ya sé que es poco cortés y hasta maleducado, pero he estado dos meses dejando caer como me gusta aquello, o que gracia me hacía lo otro, con el fin de facilitar las cosas, y llega el día, y la una me regala lo que quedaba en la tienda, y el otro me compra: a)una recopilación en dvd de lo mejor de la edad de oro años 80, porque tal día como hoy vimos algo parecido y le hacía gracia, y b) un puzzle.
    que a mí me encantan los puzzles y acabo uno y empiezo otro, pero no, va y me trae la imagen de un cuadro de p. bruegel que se llama combate entre el carnaval y la cuaresma, oscuro, feo y deprimente como él solo, 4000 piezas y 136 x 96 cm para acabarla de joder, porque... le parece un cuadro estupendo.

    a él.

    pero es que el regalo era para mi y tendría que haberme gustado a mí.

    pues yo lo siento por los demás, pero a mí me han dado el día, yo soy de las que buscan y rebuscan ya mucho antes de la navidad o de los cumpleaños, para acertar, a veces y aún así, sin éxito, y me molesta mucho que me regalen algo que les hace gracia a los otros.
    todos nos podemos equivocar y no atinar, pero yo hoy me siento ninguneada, los regalos esos no eran para mí, y lo siento en el alma si ofendí la intención de la persona que me hizo los regalos, pero después del jodido dvd, cuando he cogido la caja del puzzle que harta de hacer, ya sabía que era uno y la he abierto y he visto tullidos, mendigos, colores marrones y borrachos, no he podido evitar decir -joder que feo. y todo eso con una desilusión enorme.

    y sino, buscad en Internet el cuadrito y ya me diréis.

    en fin.

    ResponderEliminar
  3. ¡Oh, el roscón! Es lo mejor del día de Reyes. Además, me ha tocado el regalito. Pero ha sido chuparlo para quitarle el chocolate de encima, y tener que dárselo a mi sobrino. ¡Qué acaparador!

    ResponderEliminar
  4. pasaba por aquí10:28 p. m.

    Pues a mi los reyes me han dejado un partidazo de Messi, este al que en Madrid algún indocumentado intenta comparar con un tal Robben (que por cierto ya compararon con el gran Di Stefano).

    Y como no creo en los reyes, al final me compré el libro de Chomsky, ya te diré que tal.

    ResponderEliminar
  5. comprar en estas fechas es una tortura, desde luego. Yo quiero que me regalen "no tener que comprar".

    ResponderEliminar
  6. pasaba por aquí9:56 a. m.

    Zorro,

    no sé si viste esto, está interesante (algunos dirán que tendencioso y falto de información, pero me la trae floja):

    http://www.elmundo.es/elmundo/2008/12/30/internacional/1230654642.html

    ResponderEliminar