20 diciembre 2009



Tiempos modernos

entro en un bar a tomar un café a eso de las 9 de la mañana. Mientras me enamoro de un donut de chocolate ( está para comérselo, uhmmmm ) veo de reojo como entra un hombre negro y se apoya en la barra justo a mi izquierda. Viene jodido de frío, con mono de trabajo y un gorro sucio de lana.

Sonrisa de oreja a oreja, saluda al barman y suelta, en voz bien alta:

_. "Camarerooo, un sol y sombra y un vaso de agua"
-. "coño, ¿también os gusta a los negros el coñá?"
-. "a ver, si te hubieras levantado a las 6 como yo, ¡ya te apetecería un refuerzo!"


parece que se conocen y con la broma y a estas alturas yo ya me he atragantado dos veces con el donut a causa de la risa, pero sigo leyendo el periódico sin levantar la cabeza. Yo a lo mío como decía la loca de mi pueblo.

-. "¿y el rollo ese del Corán , que no podéis beber y tal?"
-. "bah, bah"


me doy cuenta de que el negro (no era de color, era negro como la noche), tiene acento árabe, como marroquí o así, y se confirma cuando el blanco (el barman) sigue picándole:

-. "anda que os la hemos clavao bien con la Aminatu, ¿eh?"
_. "sí, sí, pero a mi me da igual"


el negro dice que es mauritano, pero al blanco, al que no debe sonar mucho por dónde anda Mauritania, sigue dándole a la manivela.

_. "es que siempre os ganamos a los marroquís"
_. "sí, sí" murmura el mauritano mientras da un sorbo al sol y sombra, un sorbo al vaso de agua.

Cambian de tercio y empiezan a hablar de fútbol. El camarero es del Atleti y el cliente del Barça. Ya tienen algo en común y empiezan a darle cera al Madrid. Ya no me río tanto ( snif ), pago y les dejo allí en amigable compañía y riéndose de algo que no alcanzo a oír.

Me alejo pensando que la tradición del sol y sombra matutino ahora la guardan los inmigrantes
y que ser del Madrí ya no es tan apreciado como antes ...

7 comentarios:

  1. pasaba por aquí2:23 p. m.

    jajajajaj... es así, en mi pueblo, los inmigrantes son los reyes del carajillo y la copa de Terry (y el Corán y el Ramadán se lo pasan por el forro....).
    Y curiosamente, en mi pueblo, los inmigrantes también son del Barça!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Eso son pecadillos veniales mientras calienten el alma del infiel y del cristiano.
    Me alegran estas historias, en el fondo somos mucho más buenos de lo que parece, sólo nos acercan a la maldad los de siempre.

    ¡Y cállate que viene la Navidad, Tony!

    ResponderEliminar
  3. Seguro que te recordaba a las conversaciones estrambóticas que hacíais Tigre y tú en el metro, un bis a bis que provocaba la risa de los aburridos viajeros, :)

    ResponderEliminar
  4. Que decir del camarero, que además de ver igualito a un marroquí que a un mauritano (a mí me pasa con los chinos y los japones) es principalmente un sufridor, y el mauritano que es un hombre negro, no un negro sino un hombre negro y con frío, parece que le gusta disfrutar mucho más que al camarero, pero es un guarro por sorber, las copas se paladean no se sorben como los mocos.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:13 a. m.

    retaliatory encompass audible reprinted component summit shan hoovering mmvs pflegeberufe saracen
    semelokertes marchimundui

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:36 p. m.

    ¿estaba bueno el negro????????? :D???

    natalia,

    ResponderEliminar
  7. no recuerdo la marca, pasaba pero es probable que fuese Terry (Centenario o algo de eso). Cuando quieras nos tomamos uno a la salud de la globalización.

    Tony, buenos no sé si somos, pero parecidos desde luego. Negros o blancos, todos con ganas de pasárselo bien.

    lo del Tigre y yo eran actuaciones, Perla, ¡esto fue real!

    Yáñez, bien sabes que el solysombra se toma a sorbos, ... vaya tela.

    no sé lo que quiso decir anónimo, aunque quizá: quamque summun dorma ad eventum ignotum sunt , sea una buena respuesta.

    Natalia, no creo que éste fuera tu tipo.

    ResponderEliminar