01 febrero 2009

¿De dónde somos?

ha habido decenas de miles de conflictos armados a lo largo de la Historia, pero al mirarlos uno por uno, nos damos cuenta que casi todos se originaron por cuatro causas, a veces incluso coincidentes entre ellas:


  • el afán de apropiarse de la tierra de otros pueblos
  • las diferencias religiosas
  • la sed de poder

  • el enaltecimiento de la identidad nacional
Como hombre del siglo XXI ninguna de ellas me parece suficiente para matar a un semejante, pero trataré de ponerme en el lugar de un hombre del siglo V o del siglo XV (a nivel intelectual no hay diferencias entre ellos, pues la Edad Media fue letal para la cultura). Un hombre del siglo X, por ejemplo, una época en la que sólo se escribía en los monasterios y en los que un general llegaba a su cargo por nacimiento y no por aptitud, consideraría normal matar porque sí. Si además un clérigo le decía que su causa era bien vista por Dios, es entendible que el militar medieval no tuviera remordimiento alguno por matar a sus enemigos y enviar a la muerte a sus propios soldados.

Así, el hombre medieval mataría por su Rey, por su Dios, por incrementar su hacienda o por pasar a la posteridad, pero ¿acaso mataría sólo por estar orgulloso de ser romano, castellano, inglés, mongol o turco? No lo creo. El enaltecimiento de la "identidad nacional" es cosa de los dos últimos siglos, y es, probablemente, la más despreciable de las causas para comenzar una guerra. ¿Cómo justificar el matar a otro por haber nacido francés, judío, kosovar o bereber?

Soy castellano y mis ancestros también lo fueron ¿desde cuándo? pues desde que un rey que vivía a cientos de kilómetros decidió que el lugar donde pacían nuestras ovejas o cultivábamos el cereal habían de llamarse Castilla. Nosotros no lo elegimos, como tampoco antes pedimos ser parte de Celtiberia, de Cartago, de la Tarraconensis romana, de la Hispania visigoda o de Al-Andalus.

Y lo peor, la sangre que llena cada letra de esos nombres. La gente de mi pueblo no quería matar en el campo de batalla de Cissa, ni en la de las Navas de Tolosa, ni en la toma de Granada, Pavía o Mühlberg, ni quisieron morir en el desastre de Cuba o en Annual. Siempre en nombre de ESPAÑA, o de CASTILLA, o de ROMA, o de CARTAGO, ...

Ahora nos llaman segovianos, castellanos, españoles. Vale, aceptamos pulpo como animal acuático si es preciso, pero por favor, no nos maten, ni nos hagan matar por ello.


Aquí van unos mapas, para que veáis como nos marea la Historia.
Ved que nosotros tenemos suerte, llevamos casi sin cambios desde el siglo XIII.
Otros países, como Italia y Alemania, existen como tales desde hace sólo 150 años:

España celtibérica

España Romana

España visigoda

España musulmana


España del Siglo XIII